Fiscalía pide 34 años de cárcel para Tito Fernández por delitos de violación y abuso sexual

0

Este lunes la Fiscalía Centro Norte solicitó un total de 34 años de cárcel con contra del cantante Humberto Baeza Fernández, conocido como Tito Fernández, ‘El Temucano’, a quien se le acusa de los delitos de violación y abusos reiterados.

El artista fue denunciado por tres mujeres de más de 30 años, que habrían sido sus discípulas, por lo cual el Ministerio Público solicitó 12 años, 10 años y un día y otros 12 años por cada una de las víctimas. El imputado habría cometido los abusos entre 2010 y 2016, en el centro Integral de Estudios Metafísicos, ubicado en Santiago Centro, del cual era el líder.

Una de las presuntas víctimas declaró que en marzo de 2010, en un motel el cantante la habría amenazado con un arma blanca para tener relaciones sexuales bajo la amenaza de aplicar castigos si no obedecía. La mujer aseguró que esta situación de abuso se habría mantenido hasta 2014. Otra de las denunciantes lo acusó de aprovecharse de su situación de vulnerabilidad y que hubo abuso de consciencia

El tercer hecho habría ocurrido hace 10 años en el Sindicato de Folcloristas y Guitarristas de Santiago. La mujer denunció que la sometió bajo amenazas y que el abuso se prolongó por cinco años. En este último caso, el cantante se habría aprovechado de la vulnerabilidad emocional y de la soledad de la víctima, para manipularla.

«Fueron voluntariamente a un motel»

Nicolás Oxman, abogado del artista señaló que “todas estas presuntas víctimas fueron voluntariamente a un motel con Tito Fernández entre cuatro a ocho veces cada una. Dicen sentirse intimidadas porque eran mujeres vulnerables, todas con enfermedades como depresión y dependencia a medicamentos, y que mi representado en ese contexto de presunta vulnerabilidad las inició en un ritual de una logía mística donde ellas eran sacerdotisas del sexo».

Además, agregó que «por mucha ideología de género, todo tiene límites. Aquí podrá haber algo reprochable moralmente pero la ley penal no protege a las personas adultas en estos casos en que alguien se puede llegar a aprovechar de su flaqueza de espíritu».

«La legislación chilena solo contempla estos casos como delitos para los menores no para los adultos, porque lógicamente los adultos (…), tienen el deber de comportarse responsablemente, la ley no está para proteger a los incrédulos, aunque sean mujeres y aunque exista una perspectiva de género», expresó.