Fiscalizan cumplimiento de Ley de Muestra y Contramuestra del trigo

El Director Regional del SAG, Nicanor Cuevas, junto al SEREMI de Agricultura, Jorge Céspedes, y a funcionarios del SAG realizaron una acuciosa fiscalización a un molino de la ciudad de Talca, como parte de la Ley N° 20.656 de muestra y contramuestra que regula las transacciones de productos agropecuarios.

TALCA.- El poder comprador fiscalizado en esta oportunidad correspondió a Molino Victoria S.A, lugar donde funcionarios del SAG pudieron verificar en terreno el cumplimiento de esta nueva normativa que se aplica a empresas del rubro del trigo.

Esta Ley establece mecanismos e instrumentos que colaboran a la libre determinación de precios en las transacciones de productos agropecuarios, a través de procedimientos de análisis de muestras y contramuestras, y la medición de los productos agropecuarios que se transan en el mercado nacional y que no se encuentren regulados por una ley especial. Lo anterior, con el fin de transparentar los procedimientos de toma y análisis de las muestras de productos cuando el precio de ellos esté subordinado a características determinadas por el comprador.

En este sentido, el SEREMI de Agricultura, Jorge Céspedes, destacó la importancia de la implementación de esta normativa y señaló que, “esto va en la línea de fortalecer la comercialización y transparentar el negocio, ya que por un lado los productores quedan tranquilos al conocer con anticipación cuáles son los precios y las condiciones del negocio; y por otro lado, los agroindustriales pueden, de alguna forma, satisfacer de mejor manera su demanda”, aseguró.

Cabe destacar que, esta nueva ley otorga facultades al SAG para fiscalizar que tanto agricultores como compradores, agroindustrias y laboratorios, entre otros, cumplan con la normativa. En este sentido, el director regional del SAG destacó que “en caso de no cumplimiento, por parte del poder comprador, de no tener implementado bien el laboratorio, de no estar implementando la toma de contramuestra o cualquier otro incumplimiento en relación al reglamento, el poder comprador puede ser formalizado en un juzgado de policía local, donde se le determinarán las multas o sanciones que correspondan”, indicó.

De acuerdo al catastro realizado por funcionarios del SAG, en la Región del Maule existen alrededor de 22 poderes compradores de trigo, de los cuales 17 compran en base a características de calidad del producto, tales como gluten húmedo corregido, gluten índex, fallin number, peso hectolitro,  humedad, % de impurezas, % de granos partidos, puntas negras, entre otros; y 5 realizan compras por volumen, es decir, no mediando análisis de calidad,  por lo tanto son ellos los que están especialmente bajo fiscalización de esta normativa legal vigente.

Durante la fiscalización realizada, el SAG se ocupó de verificar lo que señala la normativa y lo efectivamente realizado y ejecutado por parte del agroindustrial, es decir, desde el conocimiento por parte del agricultor de  las condiciones comerciales ofrecidas por el agroindustrial, pasando por la medición de la masa o volumen de lo transado, báscula de pesaje -que debe estar debidamente calibrada y certificada-, la toma de muestras y contramuestra ajustadas a lo señalado en el reglamento especial del producto, el análisis de la muestras de acuerdo a secuencia establecida y características del producto, entrega de resultados y notificación de informe analítico, entre otras. De la misma manera se verificó el cumplimiento de la conservación y custodia de la contramuestra, la cual debe asegurar su mantención e inviolabilidad, con el fin de que sea de utilidad para dirimir situaciones de disconformidad por parte del agricultor respecto de los resultados entregados por el agroindustrial.

En relación a esta nuevas exigencias, el Gerente General de Molino Victoria, Andrés Rocco, señaló que “inicialmente pensamos que nos iba a complicar un poco, pero la verdad es que este año podemos decir que pudimos llevarlo con mucha tranquilidad ya que nos favoreció más que entorpecernos; creamos una confianza más grande con nuestros agricultores, sabiendo que estamos cumpliendo las normas”, aseguró.

A la fecha a nivel regional, el SAG ha cursado 4  infracciones por incumplimientos relacionados con la no calibración de la báscula de pesaje, no cumplimiento de publicación de precios y condiciones comerciales a la vista del productor (pizarra), no contar con sala para la conservación de la contramuestra, no contar con el equipo humedímetro calibrado, no notificar al productor del resultado analítico y no entregar guía de recepción y anexos debidamente validados.

En esta oportunidad, según lo revisado por el SAG, la empresa fiscalizada cumplió con todos los requisitos que establece que la normativa, no levantándose ninguna infracción por parte del organismo fiscalizador.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!