Genoveva: el documental que va al rescate de nuestras raíces indígenas

El 13 de agosto MiraDoc estrena el film de Paola Castillo en Talca. A través de su historia familiar, la realizadora aborda la discriminación contra el mundo indígena

Mediante anécdotas, conversaciones y una puesta en escena interpretada por Ana Tijoux, el documental repasa las imágenes asociadas con nuestro origen mestizo

Link trailer https://vimeo.com/111102156

Cuando la documentalista Paola Castillo supo que estaba embarazada, se propuso contarle a su hija sobre sus raíces, una historia familiar que no conocía demasiado bien. Nacía Genoveva, película intimista que se estrena en todo Chile este 6 de agosto, como parte del programa MiraDoc, destinado a difundir la producción local de documentales.

En su film, la realizadora utiliza una fotografía familiar para detonar las contradicciones de nuestro país mestizo. La imagen de una bisabuela mapuche que nadie conoce, es el punto de partida. A través de un viaje al sur de Chile y la puesta en escena de la fotografía, va descubriendo una historia íntima y emotiva que une los recuerdos familiares y la discriminación hacia los pueblo originarios.

Ana Tijoux participa en el documental. Junto a Camilo Salinas es autora de la canción principal, e interviene recreando distintas imágenes que representan el imaginario sobre el pueblo mapuche o, incluso, sobre el simple hecho de ser moreno. A modo de ejemplo, la directora cuenta: “mi hija Matilde y yo somos muy parecidas, excepto por nuestros colores opuestos de pelo y de piel. Estando con ella en España, un hombre en la calle me dijo si no me daba vergüenza criar hijos ajenos mientras los míos estaban en mi país”. Y es mediante situaciones como ésta, que el documental va dando cuenta de prejuicios sociales instalados en torno al ser mestizo o indígena.

“En la ciudad no hay presencia visual que te recuerde de dónde eres”

“Cuando estaba embarazaba”, continúa Castillo, “pensaba en la historia de mi familia y me di cuenta que no sabía más allá de lo básico. Por otro lado, buscando fotos antiguas me topé con un obituario de mi abuelo, que decía que era hijo de una mujer pehuenche, y recordé que alguna vez se lo había escuchado a él. Cuando le pregunté a mi familia me miraron con incertidumbre, no por prejuicio sino por puro desconocimiento. Mezclé esas dos motivaciones y así nació el documental”, declara.

“Quería indagar en nuestra identidad, nuestra historia, así como en el tema de las imágenes y la discriminación: cómo hemos negado e invisibilizado nuestra ascendencia originaria. Observando la ciudad noté que no hay imágenes, no hay presencia visual que te recuerde de dónde eres”, destaca Castillo.

A partir de su propia historia, la cineasta proyecta un relato que se extiende a toda la sociedad.

“Es una de las películas que más he disfrutado, fue un proceso largo, pero muy lindo”, confiesa Castillo. “Entendí que nuestra relación con el mundo indígena o mapuche está construido más a partir de prejuicios o imágenes creadas, que de nuestro acercamiento o entendimiento real hacia ellos. Entonces fui de un plano familiar a uno más global, que reflexiona en torno a las imágenes que hemos construido del mundo mapuche y los prejuicios que hay detrás de ellas. La película es una invitación a reconocer esa identidad originaria”.

Para su realización, Genoveva contó con apoyo del Fondo de Fomento Audiovisual y CORFO.

AFICHE GENOVEVA-Rancagua-Talca-Chillan

 

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!