Grabados de Nemesio Antúnez se exhiben en UTalca

Las obras pertenecientes a Taller 99 se exhibirán hasta el 23 de septiembre, en la Nueva Galería de Arte NUGA, y corresponden a su paso por el Atelier 17 en Nueva York y París.

TALCA.- La Universidad de Talca y Taller 99 celebran el centenario del nacimiento del  pintor y grabador Nemesio Antúnez (4 de mayo 1918 – 19 de mayo 1993) a través de la exposición Formas de Origen que se exhibe en el subterráneo de la Nueva Galería de Arte NUGA, ubicada en Casa Central de la Corporación (1 Poniente 1141, Talca).

Las obras de Nemesio Antúnez corresponden a un comodato entregado a la agrupación Taller 99, que fue creado por Antúnez en 1956 a partir de su experiencia en el Atelier 17, dirigido por Stanley William Hayter.

Para los actuales miembros del Taller 99, recordar a Nemesio a 100 años de su nacimiento es una oportunidad especial de alegría y agradecimiento. La muestra incluye una selección de grabados y procesos realizados por él, todos anteriores a la fundación de Taller 99.

La muestra contiene variados ejemplos de su obra grabada en distintos periodos, donde se constata la aplicación de sus raíces y la consolidación de sus propuestas de grabado en la madurez y excelencia de sus resultados.

El rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, aseguró que “uno de los grandes impulsores de la cultura en Chile, en la segunda mitad del siglo XX, fue Nemesio Antúnez a través de su trabajo creativo, de los talleres que dirigió y por su labor en el Museo Nacional de Bellas Artes. La posibilidad que tenemos como universidad de rendirle un homenaje es una oportunidad única. Esta exposición está dirigida a toda nuestra comunidad, para que puedan conocer el trabajo de uno de los grandes mentores de la pintura chilena”.

Rafael Munita, artista visual y uno de los actuales directores de Taller 99, manifestó que “para nosotros es muy importante compartir el legado de Antúnez, de su obra y su espíritu. Conocer cómo entendió el acceso a la creación a través de sus mismos ejercicios. Él es una suerte para el Taller 99, él lo fundó y traspasó su idea de taller cuajando muy bien en distintos periodos. El taller tiene 62 años y ha tenido cambios, pero conservando siempre esa idea original que trajo y acuñó de hacer búsquedas de creación en forma colaborativa y colectiva, para que salga algo más esencial y con identidad de grupo”.

Nemesio Antúnez en los años 1961 y en 1969 ocupó la dirección del Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad de Chile y del Museo Nacional de Bellas Artes de Chile, este último lo volvió a dirigir en 1990 hasta su muerte.

Marcela Albornoz, directora de Extensión Cultural – Artística de la Universidad de Talca, recalcó el orgullo que es para la institución presentar esta exposición. “Nos hemos querido sumar a las diversas celebraciones que se están haciendo en el país en el marco de su centenario. “Fue un hombre extraordinario para el desarrollo del grabado en Chile y debemos seguir difundiendo su obra”.

Rafael Munita agregó que a 100 años del nacimiento de Nemesio Antúnez y 72 de su inicio en el Grabado, “nos enorgullece seguir con su legado. Cuando abrió los ojos el día 4 de mayo de 1918, probablemente no sospechó que su ejemplo de vida en el arte abriría la mirada y las cabezas de innumerables observadores y buscadores, quienes al igual que él, necesitaban el ejercicio de manifestaciones artísticas, o simplemente, ampliar la mirada en el entendimiento y la contemplación del arte”.

Munita recalcó que Nemesio descubrió el mundo del grabado en el Nueva York a mediados de los años 40, dejándose seducir no solo por sus recursos y resultados, sino que reconoce en el sistema de trabajo de la artista S. W. Hayter y su Atelier 17, una estructura de acceso a la experiencia visual que sincroniza en propiedad con aspectos esenciales de su persona.

“El nutritivo encuentro con Hayter fortalece su espíritu y vigoriza el ánimo en función a compartir e irradiar con convicción lo que para él significaba un sentido de vida primordial, determinando con esto su destino en la creación y en fomentar los valores del arte. Desde esta perspectiva acuña la idea de un espacio colectivo que promueva el trabajo colaborativo en las búsquedas individuales e inicia su extensa y productiva trayectoria en grabado, dando origen etéreo a lo que en la siguiente década será el nacimiento del Taller 99 (1956)”, finalizó Munita.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!