Hasta cinco kilos puedes subir este “18” si no cuidas la alimentación

En la práctica no hay alimentos prohibidos. La clave es estar consciente de qué se está consumiendo.

TALCA.- Fiestas Patrias es quizá la fecha del año cuando la mesa se torna más abundante; en número de comensales y cantidad de alimentos. Familiares y amigos se reúnen para compartir en torno a una parrilla, abundantes carnes, empanadas, ensaladas y bebestibles. Más de una vez al día.

Se olvida las dietas, mandas y promesas de mantener una alimentación saludable durante el año, sin tener verdadera conciencia de lo que se come.

“Todos los alimentos están muy relacionados con la cultura, con las tradiciones”, señala la directora de Nutrición y Dietética de la Universidad Autónoma de Chile, magíster Mónica Araya. “Y también con la oferta, de modo que a mayor disponibilidad aumenta la ingesta excesiva que puede terminar en una intoxicación”.

Desayuno

Si ya es un hecho que el día será de asado y fiesta, lo mejor es empezar la jornada con un desayuno que entregue al organismo las energías y nutrientes necesarios para resistir lo que se viene.

La experta recuerda que en un día normal, la primera comida ayuda a mantener el peso corporal, mejora el rendimiento mental y físico, la concentración y la productividad. “El día de un asado debiera comenzar con un desayuno liviano, con fruta y jugos naturales. Después no se sugiere ingerir nada hasta la hora de almuerzo”.

Un día normal

Un asado tradicional podría tener hasta dos mil calorías, que se ingieren todas de una vez.

“Si comemos una empanada, después un choripán, carne y bebestibles, aumentamos el consumo de calorías; si por la tarde repetimos lo mismo, entonces estamos fuera del rango razonable”.

Así, lo que se come en Fiestas Patrias no debiera ser más que un día cualquiera: si al almuerzo ingiere 300 ó 400 gramos de carne, no se necesita repetir lo mismo por la noche.

Si ya comió suficiente carne, “es preferible seguir haciéndolo en menor cantidad o mejor aún reemplazarla por ensaladas verdes crudas y no cocidas” para que no pierdan sus propiedades, sostiene Araya.

Por otro lado, una empanada contiene entre 300 y 500 calorías; un vaso de mote con huesillos cerca de 150 calorías y una copa de vino 130.

Así que no por refrescante y natural, esta bebida necesariamente contribuye a equilibrar la alimentación. “El huesillo tiene una alta concentración de azúcar y el mote es un cereal, de modo que la cantidad de calorías en una sola porción ya es alta”.

Almuerzo-cena

Hasta el 18% del total de calorías de un asado puede estar contenido en una sola unidad de choripán; equivale a siete vasos de vino. Es algo, por lo tanto, con lo que Araya también llama a tener precaución.

“Debe consumirse al almuerzo y nunca por la noche”.

Si el almuerzo es abundante y termina a las tres o cinco de la tarde, es mejor saltarse la once y cenar algo liviano.

Mucho baile

Si Fiestas Patrias termina siendo una seguidilla de asados, se podrían aumentar hasta cinco kilos en apenas dos o tres días. Esto no sólo altera la alimentación saludable sino que además podría significar problemas digestivos en los días siguientes.

“Uno sabe que va a comer de más estos días; mucho más que lo habitual. Entonces lo lógico sería subir hasta dos kilos (pero no más)”, asegura la directora de Nutrición y Dietética. “El baile es una excelente manera de mantenerse en forma, recuperar el peso normal y favorecer una actitud positiva hacia la vida en general”.

Si nada de eso funciona, recomienda seguir una dieta desintoxicante: mucho líquido, fibra, fruta y lácteos.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!