Hoy 5 de Julio 2015, Aniversario Nº 188 del Liceo Abate Molina en Talca

La historia del Liceo es la siguiente; Gracias a la iniciativa de un monje jesuita nacido en nuestra región, de nombre José Ignacio Molina, conocido como “el insigne abate”, quien escribiera en la carta dirigida al Gobierno pidiendo autorización para fundar un colegio:“la buena educación e ilustración de la juventud hacen la felicidad de los pueblos”, vio la luz nuestro Liceo.

El Obispo José Ignacio Cienfuegos, cumpliendo los anhelos del abate de emplear sus bienes, después de su fallecimiento, en promover y fomentar la enseñanza pública en Talca, realizó los trámites pertinentes para este logro.

Debido a la Real Cédula de expulsión de los jesuitas en territorio español y americano, el sacerdote Molina debió huir del país, cuando se desempeñaba como bibliotecario del Colegio Máximo, siendo hermano estudiante, primero a Lima y luego a Italia, eligiendo Bolonia como lugar de residencia, donde finalmente murió en 1829, sin cumplir sus deseos de regresar a su añorado terruño y ver realizada su obra.

La autorización solicitada fue dada por decreto de 5 de julio de 1827, que lleva la firma del Vice-Presidente Francisco Antonio Pinto y de don Melchor José Ramos, Oficial Mayor del Ministerio del Interior.

Recibió el nombre de Instituto Literario de Talca, correspondiéndole ser en el tiempo el cuarto fundado en todo el territorio nacional. Son anteriores a éste: el Instituto Nacional de Santiago (1813); el Instituto literario de la Serena (1821); y el Liceo de Hombres de Concepción.

Para leer la reseña completa del Liceo Abate Molina ingresa ACÁ

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!