Hoy, es el Día Mundial del Sueño

El sueño ocupa un tercio de la vida, lo que demuestra su relevancia. Está comprobado que no tener un sueño reparador afecta las capacidades motrices e intelectuales de las personas, pero también influye en el aumento de peso de las mismas.

Sueño reparador: Respirar correctamente, con un sueño profundo y continuado durante el tiempo necesario, dará como resultado un sueño de calidad, reparador, “sleep sound”. Si es así al día siguiente nos sentiremos descansados y alerta durante nuestra vigilia. En caso contrario posiblemente suframos de insomnio el cual afectará de forma negativa todos los ámbitos de nuestra vida (cognitivo, físico y anímico).

Problemas de salud: Padecer insomnio aumenta el riesgo de sufrir alteraciones cardiovasculares, déficits cognitivos y de memoria. Los niños insomnes presentan dificultades en el aprendizaje y problemas de conducta. Las personas con sueño fragmentado y no reparador pueden presentar hipertensión arterial, diabetes, obesidad y otros trastornos médicos.

Trastornos afectivos: Numerosos estudios muestran que las personas con insomnio sufren más síntomas de ansiedad y depresión que los buenos dormidores. La mala calidad de sueño afecta nuestro humor y nuestras relaciones sociales y personales. Un buen sueño favorece nuestra propia felicidad y la de los que nos rodean, amigos, familiares, compañeros y evita el agravamiento de los síntomas de muchas enfermedades mentales.

Sin duda dormir bien es saludable, aunque para muchos, dormir es casi un Hoby.

 

 

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!