Huevos de Pascua: cómo moderar el consumo para evitar efectos negativos en los niños

Se acercan las fiestas de Semana Santa y revive la tradición de los “huevos y el conejo de Pascua”, hechos con chocolate.

TALCA.- Semana Santa para los niños y también para los adultos, es sinónimo de búsqueda de huevos y conejos de chocolate, una tradición anglosajona que durante el siglo XIX se masificó con la pintura de los huevos y su fabricación de chocolate.

Pero esta tradición, ya arraigada en nuestra cultura chilena, preocupa a los especialistas por el aporte calórico de los chocolates. Mónica Jiménez, directora de la carrera de Nutrición de la Universidad de Talca (UTALCA) advierte que “es muy importante, no solo en el caso de los chocolates si no que en general, verificar la etiqueta nutricional de los alimentos y escoger el chocolate que contenga menos grasa”.

La experta agregó que “es primordial tratar de consumir el chocolate con mayor aporte de cacao natural, en lugar de los que contienen mayor cantidad de aditivos y, en el caso particular de las familias que hacen de esta tradición una actividad formativa, incentivar el consumo responsable y no exagerado”.

Consultada acerca de la diferencia entre el chocolate blanco y el chocolate negro, la directora explicó que el este último contiene una alta cantidad de flavonoides, por lo que su consumo se asocia a una protección de la salud cardiovascular, aunque simultáneamente es un alimento altamente energético. Solo 100 gramos tienen un aporte de 500 calorías, lo que se multiplica rápidamente con la cantidad de huevitos o conejos consumidos en estas fechas.

Esta ingesta desproporcionada de chocolates en Semana Santa no es recomendable, de acuerdo con la especialista. Mónica Jiménez enfatizó en la importancia del etiquetado, pues “siempre hay que optar por  aquellos que contengan menos azúcar y sean bajos en calorías, hidratos de carbono y grasas y esto también es recomendable acompañarlo con una mayor ingesta de frutas y verduras, disminuyendo las frituras y grasas”.

SALUD BUCAL

Pero la obesidad y la salud cardiovascular no solo se convierten en tema al hablar del chocolate y los dulces. La salud bucal también debe considerarse. Vidal Pérez, académico del Programa de Especialización en Odontopediatría de la Universidad de Talca aclaró que “lo que produce la caries no es el chocolate o el dulce en sí, es el consumo frecuente del azúcar que contienen esos alimentos”.

El académico explicó que “El azúcar, principalmente sacarosa, es utilizada por las bacterias de la cavidad bucal para producir ácidos que, además de actuar sobre el diente causando lesiones, altera el equilibrio ecológico de la cavidad bucal favoreciendo las bacterias más cariogénicas y perpetuando las condiciones para el avance de las lesiones de caries”.

Por lo anterior, lo que se sugiere es que los niños se cepillen muy bien luego de consumir los huevitos de Pascua y no abandonar la rutina de higiene en el marco de la celebración. “Si cambiamos los hábitos o las rutinas, esto implica una disminución de la frecuencia o el tiempo de cepillado y puede haber mayor riesgo de acumulación de placa bacteriana y un empeoramiento en la salud gingival, por lo cual se recomienda extremar la limpieza nocturna”, indicó.

Print Friendly, PDF & Email
COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!