Iansa sobre futuro de su planta en Linares: “Continuará su operación durante el año 2019 si se contratan y siembran al menos 5 mil hectáreas de agricultores de la zona”

Por medio de un comunicado de prensa, la empresa responde dudas de la comunidad linarense sobre el futuro de la planta azucarera

LINARES.-  Por medio de un comunicado de prensa, con fecha 27 de marzo de 2018, la Industria Azucarera Nacional S.A. (Iansa) se refirió sobre el futuro de esa planta en Linares, luego de una conversación sostenida con los trabajadores de esa empresa y los productores agrícolas de la zona, donde expusieron “la situación por la que atraviesa la industria azucarera mundial y en particular la nacional”.

Valoramos mucho esta instancia de diálogo y el clima de respeto y entendimiento en que fue planteada y que, por lo demás, ha caracterizado históricamente a la relación entre las partes”, señaló el comunicado.

A continuación, Iansa señala que la cosecha en las plantas de la compañía se realizará según lo planteado, es decir, entre “los primeros días de abril (hasta) fines de septiembre próximo”.

Respecto a la planta Linares, ésta “su operación durante el año 2019 si se contratan y siembran al menos 5 mil hectáreas de agricultores de la zona”, pero si eso no sucede, “la compañía operará solo las plantas de Los Ángeles y San Carlos”.

Si lo anterior sucediera, “los agricultores remolacheros de Linares deberán entregar su remolacha en la planta de San Carlos, a su costo”. Esto para “hacer más eficiente la operación y así facilitar que la producción nacional tenga una mejor posición competitiva frente a las importaciones de azúcar”.

Reconocen también desde la compañía que “la industria azucarera nacional está enfrentando una serie de factores que la afectan profundamente, y que ha derivado en una importante reducción en la superficie de remolacha sembrada”. Esto se traduce que para la cosecha 2019, “ésta disminuirá a alrededor de 14 mil hectáreas, sin duda, un nivel que nos impediría seguir operando 3 plantas”.

Entre las causas que han afectado la producción de azúcar, se encuentran la entrada en ”vigencia de la Ley de Etiquetado en el país, con la consiguiente disminución en el consumo; la caída en los precios internacionales del azúcar; los mayores costos derivados de la aplicación de los impuestos verdes a algunas de nuestras plantas; y la fuerte caída que ha tenido el tipo de cambio”.

Esto hará que la compañía traspase “parcialmente estos efectos al precio de la remolacha para la cosecha 2019, lo que hace suponer que contaremos con menos superficie contratada”.

Finalmente, Iansa comparte “la preocupación que existe ante este escenario desafiante, razón por la cual seguiremos en permanente contacto con nuestros proveedores remolacheros y trabajadores de la planta, con el objeto de mantenerlos informados”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!