Indap y la CRDP apoyarán el desarrollo de capacidades productivas agrícolas

Un permanente acompañamiento a los productores agrícolas de la Región del Maule están brindando el Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario (INDAP) y la Corporación Regional de Desarrollo Productivo.

TALCA.- La idea es apoyar a los pequeños agricultores en el desarrollo de sus capacidades técnicas y productivas. Una forma de poner en valor los productos que extraen desde los fértiles campos maulinos.

Sobre el particular, el Director Nacional del INDAP, Octavio Sotomayor “la comercialización es el principal cuello de botella que tienen los pequeños productores. Ellos saben producir, han avanzado mucho en materia de tecnología. El desafío es vender bien. Eso no lo pueden hacer solos. En este sentido, la Corporación Regional de Desarrollo Productivo tiene una experticia a través de su grupo de profesionales. Nos complementamos bien. INDAP está buscando a instituciones como esta para trabajar como aliados”, dijo.

El convenio consiste en realizar un diagnóstico productivo acerca de la frambuesa, horticultura, viñas y elaboración de vino espumoso.

Luego se pretende avanzar en generar asistencia técnica y productiva, fomentar el conocimiento y el intercambio de experiencias sobre el manejo de los rubros anteriormente descritos.

Para el Gerente de Estudios y Proyectos de la CRDP, Jaime Hermosilla Arévalo “estamos haciendo esfuerzos entre la Corporación Regional de Desarrollo Productivo e Indap, para fortalecer nuestra agricultura. La Región del Maule tiene una población rural importantísima. La pequeña economía familiar campesina es significativa. El rol de la Corporación es articular lo público con lo privado. Lo que estamos haciendo es recoger la disposición del INDAP para avanzar en un convenio de apoyo a este sector”, expuso en la reunión.

A través de este convenio se apunta a mejorar la productividad y competitividad interna a través de la promoción y articulación de estudios, programas y proyectos.

Objetivo principal es promover el desarrollo económico social y tecnológico de los pequeños productores agrícolas, contribuyendo a elevar su capacidad empresarial, organizacional y comercial.

Del mismo modo, establecer una plena integración al proceso de desarrollo rural y optimizar el uso de los recursos productivos que les permita mejorar su calidad de vida.

 

 

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!