Irlanda: Hospitales privados serán controlados por el Estado mientras dure la pandemia por Coronavirus

El primer ministro irlandés, Leo Varakdar, anunció que el Estado asumirá el 70% de los salarios de los trabajadores durante los próximos tres meses hasta un límite de 410 euros semanales. De privados a públicos: Estado de Irlanda transforma sus hospitales mientras dure la pandemia por COVID-19

Dentro de una serie de medidas que ha tomado el país para enfrentar la emergencia sanitaria a nivel mundial, el “Taoiseach” (primer ministro), anunció que todos los hospitales privados funcionarán como hospitales públicos con recursos del Estado para la atención de pacientes contagiados con COVID-19.

“Los hospitales privados están de acuerdo para hacer esto sin obtener beneficio alguno. Y los pacientes, públicos o privados, serán tratados de la misma manera”, enfatizó Varakdar. Asimismo, el ministro de salud, Simon Harris, señaló que  “no puede haber espacio para lo público frente a lo privado frente a esta pandemia”.

“Por supuesto, debemos tener igualdad de tratamiento, los pacientes con este virus serán tratados de forma gratuita y serán tratados como parte de un único servicio hospitalario nacional”, agregó el ministro Harris.

Esta actividad contempla la inversión anual de unos 40 mil euros netos (unos $37 millones chilenos) para salarios de funcionarios de la salud, lo que significa que el Estado irlandés asumirá el 70% de los sueldos de los trabajadores en riesgo de ser despedidos por la crisis del coronavirus.

El primer ministro señaló que las medidas preventivas serán endurecidas durante los siguientes días, por lo que anunció que “todos los servicios no esenciales”, como peluquerías, gimnasios, restaurantes o cafeterías, deben cerrar sus puertas a menos que ofrezcan un servicio de comida para llevar o entregar a domicilio.

“Creemos que debemos hacer más para aplanar la curva. La gente debe quedarse en casa si es posible, es la mejor manera para frenar al virus”, comentó Varakdar a una semana de ordenar el cierre de bares y pubs, a días de anunciar el cierre de escuelas y universidades.

En Irlanda las reuniones sociales están limitadas a un máximo de cuatro personas, siempre y cuando no pertenezcan a la misma familia. Sin embargo, para resguardar esta medida, aumentarán la cantidad de guardas y las intervenciones de los policías uniformados para asegurar que se respeten “las normas de distanciamiento social”, agregó el Taoiseach irlandés.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!