Junta de Vigilancia del río Maule anuncia graves restricciones para la temporada

Al encuentro también asistieron diversas autoridades como Francisco Durán, Seremi de Obras Públicas, Anita Pritzan, Seremi de Energía y Paula Castro, directora de la DGA.

LINARES.- En el estadio español de Linares, se reunieron más de 100 agricultores para conocer el último pronóstico de riego y las posibles consignas que impartirá la organización de usuarios de agua a los más 13.500 regantes que van desde Río Claro hasta Longaví y que afecta más de 200 mil hectáreas de la región.

La charla denominada, “Temporada de Riego 2019-2020: una sequía complicada”, se inició con las palabras del presidente de la Junta de Vigilancia del Río Maule (JVRM), Carlos Diez, quien señaló que: “la sequía no es solo este año, llevamos más de 10 temporadas y es necesario generar nuevas políticas que permitan no solo enfrentar la situación ahora, sino que a mediano y largo plazo; es urgente crear políticas de Estado que permitan dar la seguridad de riego tan necesaria para los agricultores.” En este marco, el presidente destacó la labor hecha con las autoridades en las nuevas mesas hídricas: “se ha iniciado un trabajo que esperamos genere acciones concretas, pero sobre todo, permita a los regantes enfrentar esta crisis y las que vienen.”

Luego fue el turno del Ingeniero Asesor de la JVRM, Felipe Olivares, quien presentó un informe con el último pronóstico emitido por el Coordinador Eléctrico (ex CDEC-SIC), destacando que la actual temporada se asemeja bastante a la sequía vivida los años 2016-2017, por lo que, se deberán realizar restricciones en las consignas de riego y que afectarán fuertemente a los regantes desde diciembre en adelante. El asesor señaló que: “probablemente y de acuerdo a la tendencia, el río caerá en su caudal,  en noviembre, antes de lo señalado en el pronóstico, por lo que habrá que ajustar los caudales de acuerdo a la disponibilidad de agua, lo que se traduce en regulaciones  bastante más bajas a los derechos existentes.”  Para complementar lo anterior, Olivares mostró diferentes análisis, donde se refleja la cantidad de agua necesaria para regar en diversos escenarios: “tenemos aproximadamente alrededor de 288 Hm3, por lo que es imposible regar de acuerdo la Resolución DGA N°83/105,  ya que para eso necesitaríamos 815 Hm3, tampoco como el año pasado, ya que para eso  necesitamos 499 Hm3, por lo que propuso un posible calendario de riego que utilizaría solo, 287 Hm3.”

La propuesta que el asesor entregó a los regantes establece las siguientes consignas: diciembre 70% de un máximo de 100%, enero al 65%, febrero al 55% y finalmente marzo al 40%. Esto generó fuertes discusiones en los asistentes, quienes analizaron el hecho de sacar toda el agua disponible en la Laguna del Maule o dejar el equivalente al ahorro, hecho gracias al Convenio con Colbún y Enel, con el fin de recuperar el embalse y prepararse para otro año seco. Finalmente, primó una mirada futura y se privilegiará, si las condiciones lo permiten, la recuperación del gran pulmón hídrico del Maule.

Para finalizar, el Seremi de Obras Públicas, Francisco Durán, se dirigió a la audiencia señalando que: “la labor que hacen las organizaciones de usuarios de agua ha permitido enfrentar escenarios tan críticos como el vivido actualmente, además, destacó que el actual Gobierno está comprometido con la escasez hídrica, analizando el hecho desde una mirada multisectorial y sobre todo, generando acciones a largo plazo, como son las nuevas etapas de cinco nuevos embalses de la región.”

Al terminar la jornada, los asistentes se manifestaron muy preocupados pero conformes con la gestión de la Junta de Vigilancia del Río Maule, en cuanto a los ahorros hechos como a la distribución programada. Además, agradecieron la charla y la presencia de las autoridades en ella.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!