La kinesiología se une a la horticultura en terapia para mejorar motricidad y conductas en niños con Síndrome de Down

El método implementado por la Universidad de Talca pertenece al proyecto “Rehabilitando con la tierra: Terapia hortícola en niños con Síndrome de Down”. Pretende convertirse en un modelo aplicable para diferentes instituciones que atienden personas con distintas situaciones de discapacidad.

TALCA.- La horticultura y la kinesiología se unen en una innovadora terapia dirigida a los niños con Síndrome de Down. La técnica implementada por el Laboratorio de Control Motor Humano (Lcmh) ayuda a mejorar significativamente la interacción social, la coordinación, la concentración y la motricidad.

Natalia Ibarra, kinesióloga del Laboratorio y una de las líderes de este trabajo, destaca que la terapia hortícola puede mejorar coordinación, concentración y las conductas sociales en pacientes con alteraciones conductuales. “Este terapia está muy estudiada en países como Canadá y Reino Unido por lo que investigando la terapia, el Lcmt postuló al proyecto Chile de Todos y Todas, fondo del Ministerio de Desarrollo Social que se adjudicó el año pasado y cuenta con invernaderos, bancales y mesas de trabajo con una orientación terapéutica y pedagógica para incorporar contenidos de ecología” sostuvo.

El proyecto se encuentra en una etapa inicial y ya cuenta con la intervención a ocho niños en el taller que se extenderá por tres meses con terapias tres veces a la semana. El espacio que se utiliza es del Centro Cultural, Artístico y de Desarrollo Social Espacio Down Talca, desde donde se realizó la postulación, ofreciendo esta terapia como parte  las actividades de la institución.

“Ellos son los protagonistas, los que traspasan la tierra con pala a los mesones, los que siembran, los que trasplantan los almácigos, riegan y de a poco se coordinan para un mejor trabajo en equipo”, destacó la profesional.

RESULTADOS ESPERADOS

A nivel de resultados existen dos grandes líneas: la parte psicológica para mejorar la conducta y la atención; y la parte física que favorece la coordinación, el control postural, la integración sensorial  y la motricidad fina y gruesa.

Este proyecto se postuló, además, para generar una guía que explica cada sesión de la terapia con su objetivo, las actividades y los resultados obtenidos con los menores. Esto para que pueda ser replicada en otros centros educativos y sociales. Este producto se entregará como un libro al terminar el proceso a fines del mes de junio.

La directora del Laboratorio de Control Motor Humano de la UTALCA, Valeska Gatica, mencionó que “la intervención que se realiza en Espacio Down es de alto valor para el Laboratorio porque permite una apertura y una nueva visión a la unidad. No solo hace investigación en un ambiente universitario, sino que se abre a algo nuevo que es la experiencia de llevar nuestra profesión como kinesiólogos hacia los ámbitos de la pedagogía, por lo que constituye algo de alta innovación”.

Se espera que esta terapia de horticultura permita dar distintas visiones en el área educativa en el currículum del país, a la vez del ámbito kinésico para perfeccionar y generar una terapia de horticultura propia para niños del Maule y Chile.

“Para poder instalar esta terapia en otras instituciones se deben estudiar los ambientes que poseen, ver los profesionales que quieran generar una innovación en una experiencia pedagógica-kinésica. La idea es que esta terapia se pueda protocolizar para poder transferirla en otras partes del país”, puntualizó Gatica.

Print Friendly, PDF & Email
COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!