Linares: A pie firme Pejerrey mantienen las tradiciones en la “Fiesta del Criancero”

La música, las comidas, el patrimonio y la cultura de la precordillera fueron nuevamente el plato fuerte de la “Fiesta del Criancero 2019”, tradicional evento veraniego que desarrolla la Corporación Municipal de Linares en conjunto con la Oficina Agrícola y los vecinos de la localidad.

LINARES.- Instancia que viene a reconocer y destacar la labor de los “crianceros”, actividad ancestral y no exenta de sacrificios y dificultades que desarrollan los pobladores de la precordillera del cajón del río Achibueno. La crianza de cabras, chivatos, borregos y corderos conlleva una serie de esfuerzos y hábitos que caracterizan a la zona rural de la comuna y que son destacados en esta festividad que reúne a cantores, bailarines, cocineros, artesanos y público general que valora, mantiene y aprecia las tradiciones campesinas.

El alcalde Mario Meza destacó el respaldo ciudadano de esta actividad “dentro de nuestro pilares estratégicos hemos establecido como eje principal el rescate de nuestra identidad, por eso a lo largo del año desarrollamos múltiples fiesta que vienen justamente a poner en valor nuestra cultura y patrimonio local. Estas fiestas son de la comunidad, son ellas las que se empoderan, organizan y entregan servicios al resto de la ciudadanía, quienes asisten de grata manera repletando cada uno de estos eventos; eso nos ponen contentos porque hay un compromiso por su localidad y por sus actividades. Así como hemos tenido la “Fiesta de la Tortilla”, ahora la del “Criancero”, se nos viene el próximo fin de semana el “Encuentro de Cantoras y Cantores Populares”, donde nuevamente destacamos los mejor de lo nuestras tradiciones, costumbres y folclor que son un panorama para disfrutar en familia durante esta temporada”.

Cerca de 5 mil personas asistieron a esta celebración degustando, bailando y conociendo más sobre esta actividad que marca el devenir económico de esta zona de Linares. La fiesta nació por la necesidad de homenajear a las personas que trabajan en el campo y que aún practican la trashumancia trasladándose junto a sus animales dos veces al año desde los campos bajos de la invernada hacia las tierras altas de la veranada, en busca de mejores pastizales y agua para pasar la temporada estival y regresar a sus hogares.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!