Llaman a estudiantes de escuelas rurales a no trabajar en faenas agrícolas

Seremi del Trabajo, Elia Piedras, encabezó actividades de difusión en establecimientos educacionales de San Rafael y Río Claro

TALCA.-“La vacaciones son para jugar. El trabajo en el campo es para sus padres”, dijo la seremi del Trabajo y Previsión Social, Elia Piedras, ante medio centenar de alumnos de la Escuela de Pangue Alto, en San Rafael.

La autoridad se dirigió a los estudiantes durante una actividad de difusión sobre los efectos del Trabajo Infantil, que también tuvo lugar en la Escuela Odessa de Río Claro.

“Cuando ustedes faenan en el campo, no sólo se exponen a altas temperaturas y químicos peligrosos que pueden derivar en graves consecuencias para su salud. También pierden sus vacaciones, descanso, compartir con sus amigos y familiares y diversión. Descansar y pasarlo bien son elementos fundamentales para que ustedes sean niños felices”, sostuvo.

En el marco de las jornadas, los alumnos asistieron a charlas de la Oficina de Protección de Derechos sobre las causas y efectos del Trabajo Infantil y sesiones de zumba y juegos. La Policía de Investigaciones apoyó los eventos con la presencia del “Amigo de la Justicia”, “Detectibot”. “Ahora sé que los niños no deberíamos trabajar. Solo estudiar y jugar”, señaló el estudiante de Segundo Básico, Rodrigo Solorza.

Las actividades formaron parte de los esfuerzos que desarrolla la Mesa Regional de Erradicación del Trabajo Infantil, que alista nuevas jornadas de difusión en establecimientos de educación rurales para el próximo año.

“Es una excelente labor. Esperamos tenerlos pronto por acá, ya sea con el mismo tema o con otro de importancia para los niños y adolescentes”, manifestó la profesora de la Escuela Odessa, Carmen Hernández.

Según informes del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo, CENDA, un 6,6% de la población infantil en Chile trabaja, lo que equivale a 219.510 menores de edad. 86 mil niños trabajarían en el comercio minorista; y 40 mil, en la producción agropecuaria.

Conforme a la legislación chilena, los adolescentes de 15 a 18 años de edad pueden celebrar contratos de trabajo solo para efectuar labores ligeras que no perjudiquen su salud y desarrollo, siempre que cuenten con autorización expresa del padre o madre, o que en su ausencia dispongan del permiso de las personas o instituciones que tienen su tutela.

“La Mesa de Erradicación del Trabajo Infantil planea cerrar el año con eventos en hogares de menores de Talca, donde se encuentra otro grupo de riesgo para cometer lo que nosotros llamamos ´Trabajo Infantil Intolerable´, es decir, actividades peligrosas o ilícitas”,  precisó la seremi.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!