Macro túneles implementados por INIA permiten adelantar cosechas anticipadas de frutillas

Modalidad fue valorada por la seremi de Agricultura Carolina Torres, quien visitó módulo establecido en las cercanías de Chanco, destacando, además, la disminución considerable del riego e incrementos en los ingresos del productor.

CHANCO.- “Estoy gratamente sorprendida con este gran proyecto que tiene el INIA” indicó la Seremi de Agricultura del Maule, Carolina Torres, tras visitar al predio del agricultor Pedro Yévenes, en las inmediaciones de Chanco, donde INIA levantó uno de los nueve módulos distribuidos en la provincia de Cauquenes, destinados a mejorar el cultivo de frutillas en el borde costero de la región.

La secretaria regional conoció el funcionamiento del “macro túnel”, un invernadero en semi círculo de 30 metros de fondo por 9 de ancho y 4,5 metros de alto que en su interior acoge a unas seis mil plantas de frutilla, ubicadas sobre largas mesas dispuestas en tres niveles, a una altura que oscila entre 1,20 metros y 1,5 metros de modo de facilitar las labores para el productor.

El establecimiento de los nueve macro túneles en el borde costero, a un costo de 7 millones de pesos cada uno, fue posible gracias al proyecto “Mejoramiento del cultivo de frutillas en zonas rezagadas de la provincia de Cauquenes en la Región del Maule” que con financiamiento del Gobierno Regional, ejecuta el INIA Raihuén por espacio de tres años.

Tras la visita, la seremi expresó que esta nueva modalidad de producción de frutillas “es una manera de ayudar a los productores en pequeños espacios, con mayor eficiencia en riego, cosecha y mano de obra”, todo lo cual “contribuye a que el agricultor tenga mejores precios y un mejor rendimiento”.

Carolina Torres resaltó el que habiendo concluido la primera cosecha de frutillas hace un par de semanas, los productores hayan vendido toda la producción. “Ya sea directamente en la carretera o utilizando Facebook, han logrado vender todo lo que generaron e incluso ya tienen demanda para la próxima producción. Estos resultados nos permiten ver que este tipo de programa hay que replicarlos”.

En el mismo sentido, el director regional (S) de Indap, José Velázquez mencionó que esta iniciativa es un modelo que deben visitar otros agricultores. “Estoy pensando en los pequeños productores, especialmente en los jóvenes rurales”. Indicó que un macro túnel a escala menor puede ser financiado por Indap para el próximo año.

Beneficios para el productor

En tanto, el investigador de INIA y encargado del proyecto, Cristián Balbontín, manifestó que este proyecto tiene por objetivo determinar los estándares técnicos y económicos del cultivo de frutilla bajo la estructura de un macro túnel y sobre distintos sustratos o suelos. Explicó que el proyecto consta de nueve módulos demostrativos y experimentales “en los que estamos probando diferentes factores como el comportamiento de diferentes variedades de frutilla, épocas de plantación, siete mezclas de sustratos, demanda de nutrientes, y sistemas de riego”.

Balbontín mencionó que este sistema productivo permite optimizar el espacio y el trabajo, alcanzando ahorros considerables como en el caso del riego por goteo que, al mantenerse las condiciones de temperatura y humedad demandadas, se puede reducir en un 70 a 80 por ciento el requerimiento hídrico.

El investigador indicó que “el conocimiento adquirido se irá transmitiendo en seminarios para los productores y en la generación de boletines técnicos y guías prácticas, para que el agricultor sepa cuándo y cuánto puede producir, qué variedad usar, bajo qué tipo de sustrato y el monto de la inversión a realizar”.

Asimismo, recalcó que uno de los aspectos más significativos de estos macro túneles son los beneficios que le genera al productor, toda vez que “las cosechas se adelantan un mes, lo que les permite vender su producción hasta en tres o cuatros veces por sobre el valor normal”.

Finalmente, el investigador de INIA señaló que el establecimiento de los macro túneles posibilitará un cambio importante en los procesos productivos de la zona rezagada del borde costero de la Región del Maule, otorgándole un sello diferenciador al destacarse por la producción de frutillas de alta calidad, con alta eficiencia productiva, inocuidad alimentaria y cuidado del medio ambiente.

Cosecha anticipada

“Quiero seguir en este proyecto con nueva tecnología para esta zona. Queremos tener buenos resultados y ya se van viendo de a poco”, sostuvo el productor Pedro Yévenes, en cuyo predio se estableció, a inicios de año, uno de los nueve macro túneles contemplado por el proyecto que ejecuta INIA.

El productor indicó que esta tecnología le permite trabajar con menos gente, lo que es muy beneficioso cuando la falta de mano de obra se ha tornado en un problema complejo para la zona. “El macro túnel se puede manejar con una o dos personas, mientras que el cultivo al aire libre requiere de cuatro a cinco”. También resaltó el hecho que las labores no se realizan agachados, sino de pie lo que representa un menor esfuerzo físico y mejor calidad de vida.

Pedro Yévenes destacó que en el macro túnel obtuvo frutillas a los 50 y 60 días, mientras que en el cultivo al aire tarda 90 días. “Treinta días antes tenemos fruta para la venta, lo que proporciona mejores precios”. Agregó que “en este primer año estamos aprendiendo a producir con este nuevo sistema. Tenemos que cambiar la mentalidad para incorporar esta nueva tecnología. Yo llevo 25 años produciendo al aire libre… este sistema es revolucionario para nosotros. Tuve la oportunidad de verla en España, Francia y Estados Unidos y siempre tuve ganas de implementarla”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!