Maneje la carga mental en el trabajo para que no afecte sus resultados

El trabajo conlleva siempre exigencias físicas y mentales, donde los factores que contribuyen a la carga de trabajo mental y que ejercen presiones sobre la persona que lo desempeña son muy diversos. Estos factores deben identificarse para cada puesto o situación de trabajo concreta y se pueden agrupar según procedan: según exigencias de la tarea, circunstancias de trabajo (físicas, sociales y de organización) y del exterior de la organización.

Con la finalidad de prevenir y reducir esta situación, se deben mejorar las condiciones de trabajo y la organización de las tareas de este puesto de trabajo. Para ello, el director del Departamento de Calidad de Vida de la Mutual de Seguridad CChC, doctor Christian Vuskovic, recomienda seguir las siguientes claves:

*     Haga pausas cortas y frecuentes si trabaja con elevadas demandas mentales (por ejemplo, para hacer tareas monótonas de computador se recomiendan pausas de unos 10 minutos de trabajo efectivo) o alterne con otro tipo de tarea que exija un menor nivel de atención.

*     Cultive  relaciones personales, tanto al interior del trabajo como en el entorno social, de modo de construir redes de apoyo que favorezcan el enfrentamiento de situaciones de alta demanda (tensión) adaptativa.

*     Es fundamental que realice diariamente un listado de tareas para el manejo de las mismas, sobre todo porque le dará una sensación de control que luego le ayudará a reducir el estrés, pues evitará que se olvide de algo importante.

*     Analice sus funciones y responsabilidades para saber si hay algo que no depende de usted y que está frenando su productividad y le está obligando a trabajar de más.

*     Verifique que dispone de todas las herramientas y medios necesarios para realizar bien su trabajo, tal como materiales, conocimientos, recursos y formación necesaria.

*     Pida y analice los objetivos de su puesto de trabajo y las prioridades del mismo.

*     Compruebe que las condiciones físicas de su puesto sean las adecuadas, tal como iluminación, ventilación, ruido, temperatura y humedad, entre otros.

*     Trate que las tareas más difíciles de su trabajo correspondan con las horas de mayor rendimiento, a media mañana. En tanto, las tareas más repetitivas o sencillas deberían dejarse para las horas de menor rendimiento que son después del almuerzo.

*     Aproveche al máximo su tiempo libre, tratando de mantener su mente alejada de las preocupaciones laborales, de manera que logre un verdadero descanso mental.

*     La alimentación juega un rol clave en la aparición de la sensación de fatiga. Una dieta que no sea equilibrada y la irregularidad en la ingesta afectan a todo el organismo. Por eso, debe fijarse que su ingesta sea siempre dentro de un horario regular y que las cantidades de comida sea equilibradas en función del momento del día y de la actividad.

*     Los adultos necesitamos dormir un número determinado de horas seguidas, las que por término medio son 8. No obstante, hay adultos que necesitan más horas de sueño que otros, las que preferentemente deben darse en el periodo nocturno.

*     Si sus exigencias laborales son mayoritariamente de tipo sedentario, practique ejercicio con regularidad e intensidad moderada. La falta de ejercicio aparte de favorecer a la flaccidez muscular, afecta la parte emocional, pues la fatiga repercute de manera global sobre todo el organismo.

Por último:

La incorporación de estilos de vida saludables en general (alimentación, actividad física, el control del uso de alcohol, no uso de tabaco), favorecen nuestras capacidades mentales frente a carga de origen laboral y no laboral.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!