Ministra Rincón y trabajo infantil: “No queremos ver a nuestros niños y niñas trabajando”

La Ministra del Trabajo y Previsión Social, Ximena Rincón, acompañó a la Presidenta Michelle Bachelet en el lanzamiento oficial de la “Estrategia Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil y Protección del Adolescente Trabajador 2015-2025”, una realidad que hoy afecta a casi 220 mil niños y niñas de todo el país.

Tras la actividad realizada en la comuna de El Bosque, la Ministra Rincón dijo que “no queremos ver a nuestros niños y niñas trabajando”, por eso, “como gobierno hemos recogido esta problemática y asumimos el compromiso y desafío de ser el primer país de América Latina en erradicar el trabajo infantil”.

Sostuvo que “queremos avanzar hacia una sociedad donde nuestros niños y niñas crezcan seguros, que puedan acceder a una buena educación que les permita desarrollar de manera plena su capacidades, los niños saben que el mejor lugar para ellos es la escuela y como sociedad debemos garantizar que ningún menor tenga que enfrentar una realidad tan cruda como el trabajo infantil”.

La secretaria de Estado indicó que “debemos dejar de ver el trabajo infantil como algo aceptable y conjuntamente asegurar la educación como un derecho irrenunciable para nuestros niños y niñas”.

Según datos de la Encuesta de Actividades Económicas de Niños, Niñas y Adolescentes (EANNA, 2012) en Chile existen 219.624 niños y niñas (6.6%) en trabajo infantil. De estos 197.743 (5.9%) están en trabajo infantil peligroso (es decir, que por su naturaleza o sus condiciones daña la salud, seguridad o moralidad de los niños o niñas) y solo el 0.3% en trabajo permitido.

“Crecer Felices, Estrategia Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil y Protección del Adolescente Trabajador 2015-2025”.

La Estrategia Nacional contra el Trabajo Infantil tiene como principio rector “el aseguramiento de trayectorias hacia el trabajo decente que supone una educación de calidad y prevención y erradicación del trabajo infantil”.

Se entiende que niños que no trabajan y adolescentes que trabajan de manera protegida se transforman en trabajadores mejor cali­ficados y más productivos el día de mañana. Invertir hoy en erradicar el trabajo infantil implica así cosechar en el futuro, un mejor trabajo para los chilenos y chilenas.

Además, considera 3 ejes estratégicos a intervenir tanto para erradicar como para prevenir: La pobreza, la educación y la tolerancia social.

La pobreza es una de las principales causas del trabajo infantil. Así es como en los hogares pobres es más probable que los niños trabajen para hacer frente a la escasez de recursos por la alta vulnerabilidad económica. Por ello, muchas familias dependen del trabajo de los NNA para acceder a un ingreso que les permita subsistir.

La educación, las escuelas son espacios de escolarización. Si las familias no son suficientemente conscientes de las ventajas de la escolarización (o de los peligros y costos del trabajo infantil para la salud y el desarrollo), o si las actitudes sociales imperantes toleran el trabajo infantil, una vez más los niños tendrán menos posibilidades de ser enviados a la escuela en vez de al trabajo.

La tolerancia social se refiere a que en determinados contextos el trabajo infantil se encuentra culturalmente arraigado, lo que contribuye a su naturalización y se considera inevitable pues está asociado a la supervivencia de las familias más vulnerables, o incluso es considerado como algo positivo.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!