Ministro confirma como “bien público” la zona del Lago Ranco donde el presidente de Gasco expulsó a mujeres

El ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, dio a conocer las conclusiones del informe encargado a la Seremi de la cartera y la Marina.

El presidente del directorio de Gasco, Matías Pérez Cruz, expulsó a tres mujeres desde la playa del Lago Ranco y no de su “jardín”, como le aseguraba a la religiosa Claudia Figueroa, una de las víctimas de la violenta reacción.

Así lo reveló el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, quien dio a conocer los resultados del informe que encargó a equipos de la Seremi de la cartera y de la Marina, quienes verificaron en terreno si el lugar en donde se desarrollaron los hechos era de uso público o propiedad privada.

“Las personas que fueron requeridas a abandonar el lugar por don Matías Campos Cruz se encontraban ubicadas en un sector de playa del Lago Ranco y, por tanto, en un bien nacional de uso público”, reza una de las conclusiones del informe.

Tras anunciar lo anterior, Ward anunció que para evitar confusiones en la población, se realizará un catastro electrónico de los límites de riberas y orillas a lo largo del país.

SIN MULTA

Pese a confirmarse que Pérez Cruz prohibió el uso de un bien público, no es susceptible de multas, pues aún no se encuentra promulgada la norma que establece sanciones ecomnómicas por hasta $5 millones, y el doble en caso de reincidencia.

El pasado martes 5 de enero, la mencionada monja Carmelita Teresa de San José compartió un video en redes sociales en donde aparece Pérez Cruz, entre otras cosas, les decía que: “Les estoy pidiendo que se retiren, estoy con mi familia y con mis hijos, ¿ya? Y este jardín lo cuido yo, es mi jardín que deslinda con el lago Ranco. Si ustedes se quieren instalar allá donde revientan las olas, perfecto, se ponen ahí, pero es mi jardín”, señala.

He tenido problemas con gente haciendo el amor, robándome. Lo lamento. Es mi jardín, por último pueden pedir permiso (…) pero cuando la gente llega y se me instala de mala manera, y les digo de buena manera por favor, me podrían dejar tranquilo con mi familia porque tengo lleno de invitados. Ustedes se me van a ir y si no voy a venir a sacarlas yo de manera no tan pacífica”, insiste el supuesto propietario del lugar.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!