Monseñor Valenzuela hace llamado a la oración y a seguir siendo solidarios

A causa de la situación de emergencia debido a los numerosos incendios en el territorio de la Diócesis de Talca, Mons. Horacio Valenzuela Abarca ha exhortado a la comunidad diocesana a no desfallecer en la solidaridad con los que más están sufriendo las consecuencias de esta catástrofe nacional.

TALCA.- “El llamado es urgente a tomar conciencia de la gravedad que estamos viviendo. Es una catástrofe humana porque mucha gente ha perdido todas sus cosas, sus viviendas, sus animalitos, incluso algunos hermanos han perdido la vida. Tenemos enormes extensiones de terreno y bosque consumidas por el fuego. Quiero hacer un llamado a la comunidad para que mantengamos vivo lo que es tan propio nuestro y que está en el corazón de los maulinos, quiero hacer un llamado para tengamos muy abierta la puerta de la solidaridad con las personas que han sufrido. Este llamado es a mantener en el tiempo la solidaridad porque cuando pase la emergencia seguirá el dolor”, dijo el obispo de Talca.

Mons. Valenzuela también agradeció la generosa actitud las personas que combaten los incendios forestales.

“Esto lo hacen aun a riesgo de sus vidas. Quiero darle gracias a Dios por ellos porque los combatientes hacer su labor a veces en condiciones muy precarias, con horas muy largas de trabajo, dejando a sus familias. Ojalé el Señor les dé mucha fuerza contra este enemigo que es muy potente”, señaló.

Necesitamos la fuerza de Dios

Y en tercer lugar el obispo llamó a los creyentes a intensificar la oración, pues a pesar de los esfuerzos el fuego se ha puesto incontrolable en varios sectores.

“Cuando las cosas nos superan como ya nos ocurrió en el 27/F o en el tsunami necesitamos la fuerza de Dios. Esta fortaleza nos ayudará a sacar muchas fuerzas que no tenemos para combatir un enemigo que es superior a nosotros, en este caso los incendios. Por esto haremos oración ante el Santísimo en la iglesia La Merced de Curicó, en la catedral de Talca y en la parroquia de Hualañé”.

El pastor por último reiteró a invitación a seguir colaborando con los damnificados: “Nuestras parroquias están recibiendo la ayuda como agua, artículos de aseo, artefactos. La ayuda se está focalizando principalmente hacia las zonas de Colín, Hualañé, Licantén y Vichuquén”.

Se reitera el llamado a entregar colaboración como toallas, sábanas, alcohol gel, frazadas y alimentos.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!