Musicólogos chilenos se dieron cita en la Universidad de Talca

En la institución se realizó la V Jornada de Investigación en Música en forma conjunta con la VI Jornada de la Sociedad de Musicología.

TALCA.- A  la “sordera musical” se refirió el destacado músico y musicólogo argentino Leonardo Waisman, en la conferencia inaugural de la V Jornada de Investigación Musical de la Universidad de Talca y VI Jornada de Jóvenes Investigadores de la Sociedad Chilena de Musicología.

“Tomando el puso: tendencias en las investigaciones musicales emergentes” se denominó el encuentro que durante dos días incluyó cerca de 20 ponencias.

En la apertura, el investigador Leonardo Waisman se explayó sobre la denominación de su conferencia “No hay peor sordo” para analizar una situación que observa en el estudio de la música folclórica argentina, aplicable a la de Latinoamérica. “La mayoría de los estudios académicos, serios, vienen de otras disciplinas, de la sociología, le semiología y tienen enfoques que no vienen de la música. Entonces, el tratamiento que hacen excluye lo que suena, es decir, no hablan de cómo suena tal cantante, cómo compone tal compositor, sino como máximo hablan de las letras y de otras cosas, de cómo venden, cómo se visten y de qué cosas opinan”, explicó.

“Lo que estoy tratando de hacer es proveer de algunos métodos para corregir eso y que realmente se pueda estudiar, desde un punto de vista musical, lo que hacen cantantes y ejecutantes de música folklórica argentina, lo que es aplicable a todo el campo de la música popular”, agregó.

Waisman, clavecinista y director especializado en música barroca, con estudios en Argentina y Estados Unidos, valoró por otra parte la existencia de herramientas digitales que hoy se utilizan en los análisis musicales. “En el trabajo que acabo de presentar utilicé un software libre desarrollado por una universidad de Londres, que se llama Sonic Visualizer, y muestra distintos tipos de ondas y espectros de los sonidos musicales. Hay otros programas, sobre todo en universidades europeas  que, en general, son de libre disposición porque son desarrollos académicos, no comerciales”, añadió.​

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!