Niños de Talca aprenden a reciclar en la U. Autónoma

Acción conjunta con la Municipalidad de Talca permitió que menores de siete sectores de la capital regional aprendieran cómo aprovechar los residuos domiciliarios

TALCA.- Niños de diferentes sectores de Talca, desde los seis años en adelante, aprendieron de forma entretenida cómo sacar provecho a los residuos domiciliarios conjugando las tres R: reducir, reciclar y reutilizar.

La acción fue parte de un trabajo del Voluntariado Ambiental de la Universidad Autónoma de Chile que, en convenio con la Municipalidad de Talca, permitió que los menores visitaran la institución y trabajaran con el equipo de dirige la académica, Dra. Ana María Cabello, aprendiendo a reciclar.

“El objetivo fue organizar a los niños de barrios vulnerables para que vinieran a la universidad a tener un taller de reciclaje, de manera de enseñarles a reducir los residuos en sus barrios y que ellos desde chicos pudieran aprender de esta temática en la universidad”, dijo la Dra. Cabello.

En este taller de reciclaje, los niños, que fueron acompañados por sus padres y por coordinadores de brigadas ecológicas, tuvieron que llenar una botella plástica con residuos que se juntaron en la universidad y que aportaron los mismos barrios, con el objetivo de confeccionar un ecoladrillo. “Aprendimos del medio ambiente y conocimos la universidad. Me gustó mucho”, dijo Valentina Martínez, mientras que Aitza Ahumada explicó que “aprendimos sobre las tres R: reducir, reciclar y reutilizar. Me gustó mucho la actividad porque llenamos una botella con toda la basura”.

El monitor del Programa de Patrullaje Preventivo de la Municipalidad de Talca, Ignacio Herrera, valoró la experiencia que vivieron los niños, poniendo acento en la idea de que aprendan a reutilizar residuos domésticos, logrando tomar conciencia respecto a lo que es la basura y lo que habitualmente se denomina basura.

El funcionario agregó que acciones como éstas son un incentivo a la buena convivencia, porque la comunidad también participa en limpiar su entorno y en mejorarlo con los elementos que se pueden confeccionar con la basura y destacó el apoyo de la universidad. “La acogida de la Universidad Autónoma de Chile, en este caso del Programa de Medio Ambiente, es perfecto porque es una plataforma a través de la cual nosotros podemos interactuar directamente con los niños, utilizando el espacio físico de la universidad, que además nos provee de las herramientas necesarias para coordinar la actividad. Es una plataforma indispensable para concientizar”, subrayó Herrera.

La Dra. Ana María Cabello, agregó que esta actividad es un punto de partida para una relación más cercana de la institución con los barrios y sus niños, los que tuvieron la oportunidad de conocer las instalaciones de la universidad. “La idea es que sientan que la universidad es su casa”, concluyó la académica.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!