Obispo Valenzuela aseguró que continuaba, pero tuvo que renunciar

El Vaticano. Los miembros de la Conferencia Episcopal de Chile posan con Papa Francisco en la Biblioteca Apost—lica durante la visita Ad Limina de enero del 2017. Foto: Vatican Media (transm. V.Sokolowicz)

A pesar de la declaración de la Diócesis de Talca ayer al respecto, se confirmó la disposición de sus cargos de todos los obispos del país ante el Papa. Obispo de Chillán confirmó la situación apenas llegó al país.

TALCA/SANTIAGO/ROMA.- Ayer 17 de mayo por medio de un comunicado emitido por redes sociales, el Obispo de Talca, Horacio Valenzuela, aseguraba que se mantenía en el cargo al señalar que “En plena disponibilidad al Santo Padre seguiremos caminando juntos como su obispo hasta que la voluntad del Señor diga otra cosa”.

Sin embargo, hoy desde Roma trascendió la declaración oficial de los obispos chilenos de la Conferencia Episcopal presentes en Roma, en donde prácticamente desmiente lo señalado por Valenzuela, al expresar en su segundo punto que “queremos anunciar que todos los obispos presentes en Roma, por escrito, hemos puesto nuestros cargos en las manos del Santo Padre, para que libremente decida con respecto a cada uno de nosotros”.

Lo anterior fue ratificado por el obispo de Chillán, Carlos Pellegrin, quién apenas llegó al país señaló en el aeropuerto de Santiago a los periodistas presentes que “estamos a su total disposición y con mucho gusto para limpiar lo que había que hacer para asegurar protocolos que nos puedan ayudar a poder atender a las víctimas de una mejor manera”, según consigna esta mañana Emol.

A continuación, agrega que “Asumo con responsabilidad en comunión con el resto de la Iglesia de Chile esta necesidad de apoyar al Santo Padre que con tanta dedicación y tiempo está mirando nuestra situación”.

Puntualizó además que “el obispo de Aysén (Luis Infanti) y castrense (Santiago Silva) no pueden firmar porque su dependencia es diferente -no dependen de la Conferencia Episcopal, al no ser una diócesis como las demás existentes en el país-, pero su disposición es absoluta igual como es la del resto de los obispos de Chile para que el papa esté libre, esa es la idea”.

Finalmente, Pellegrin explicó que “hay situaciones graves que a todos nos preocupan (…) yo, obispo de Chillán, no conozco esas situaciones. Me parecen que son completamente inadmisibles, inaceptables para una comunidad que tiene que trabajar por la transparencia y la verdad, es por eso que al Papa le duele, a nosotros nos duele y estamos en un proceso para recuperar lo que hay que recuperar”, reconociendo que la idea de poner sus puestos a disposición se tomó en Roma y no antes del viaje.

Respecto al obispo Horacio Valenzuela, como así mismo de su par de Linares, Tomislav Koljatic, hasta el momento no se han referido en público ante los hechos informados por los voceros de los obispos chilenos en Roma respecto a la renuncia a sus cargos eclesiásticos. Ahora, Francisco es quién deberá tomar la decisión final de quién continuará eventualmente en su cargo y quienes no.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!