Obispos de Talca y Linares fueron acusados por encubrimiento por victimas de Karadima ante el Papa Francisco

Juan Carlos Cruz señaló que, en su encuentro con Su Santidad, le dijo “que no solo monseñor Juan Barros, sino que el obispo Horacio Valenzuela (Talca), Andrés Arteaga (auxiliar de Santiago) y Tomislav Koljatic (Linares) veían cómo Karadima tocaba y abusaba a jóvenes”

CIUDAD DEL VATICANO.- Como punto final a la serie de reuniones individuales y en conjunto que sostuvieron con Francisco entre el viernes y el lunes, Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo dieron ayer una conferencia ante los medios en Roma.

Vestidos con chaqueta azul y camisa, los tres denunciantes de abusos cometidos por el sancionado sacerdote Fernando Karadima brindaron sus declaraciones en la sala de la Asociación de Prensa Extranjera de la capital italiana.

Allí, Hamilton leyó una declaración en castellano; Cruz en inglés y luego, las consultas de la prensa eran traducidas al italiano.

“Estos días conocimos un rostro amigable de la Iglesia, totalmente distinto al que conocimos antes. El Papa nos pidió formalmente perdón a nombre propio y a nombre de la Iglesia universal. Reconocemos y agradecemos este gesto, y la enorme hospitalidad y generosidad de estos días”, dijo el médico.

Hamilton marcó así un contrapunto con lo vivido el 18 de enero de este año, cuando el Pontífice, en la última jornada de su visita a Chile, hizo una férrea defensa del obispo de Osorno, Juan Barros. Ese día, los tres dieron otro punto de prensa, para expresar su descontento con las palabras de Francisco.

El anfitrión en Roma de los invitados fue el sacerdote español Jordi Bertomeu, oficial para la Congregación para la Doctrina de la Fe y uno de los entrevistadores que vino a Chile junto al arzobispo Charles Scicluna.

“Monseñor Bertomeu estuvo acompañándonos y, para mí, ha sido una persona realmente empática, cariñosa, al mismo tiempo; tiene muy clara la situación de Chile”, dijo.

De los encuentros que sostuvo cada uno de ellos con el Pontífice, y luego en conjunto, no hubo una versión oficial ni fotografías.

En el comunicado leído por Hamilton, señalaron que “el Papa se mostró muy receptivo, atento y empático durante las intensas y largas horas de conversación”. Además, afirmaron que esperan “acciones concretas” por parte de Francisco, para que las buenas intenciones que vieron en el Santo Padre no sean “letra muerta”.

Luego, Cruz planteó ante la prensa que “creo que el Papa no mintió. Yo creo que, de verdad, estaba mal informado (…) Lo peor ahí es quiénes informan mal al Papa”.

Más tarde, contactado por ElMercurio, detalló que en su audiencia -que se realizó en la Residencia de Santa Marta, donde vive el Pontífice y se alojaron los tres invitados chilenos- Francisco “fue realmente encantador. Aunque lo había visto varias veces (de pasada), es distinto sentarse cara a cara y empezar a conversar. Su atención estaba completamente sobre mí y eso es algo que impresiona”.

Respecto del escenario que hallarán los prelados chilenos, quienes fueron convocados por Francisco para reunirse con ellos entre el 14 y 17 de mayo, Cruz aseguró: “Los obispos se van a encontrar con la realidad de que el Papa sabe mucho más de lo que ellos querían que se supiera”.

Ayer, en su encuentro con la prensa, Cruz señaló que “le dije al Papa que no solo monseñor Juan Barros, sino que el obispo Horacio Valenzuela (Talca), Andrés Arteaga (auxiliar de Santiago) y Tomislav Koljatic (Linares) veían cómo Karadima tocaba y abusaba a jóvenes”.

En la misma instancia, los denunciantes fueron consultados sobre si pensaban entablar un proceso penal en Chile contra posibles encubridores. Hamilton respondió: “Por lo pronto, contra el cardenal (Francisco Javier) Errázuriz, que lo consideramos un encubridor de abusos y hoy en día, se confirma aún más su acción criminal, lo mismo que el cardenal (Ricardo) Ezzati. Nos encantaría meterlos a todos en la cárcel, pero en Chile los abusos prescriben desde el punto de vista penal a los cinco y 10 años”.

Consultado igualmente por ElMercurio, Errázuriz reaccionó así: “Es claro que se equivoca el doctor Hamilton, porque si yo hubiera querido encubrir (el caso), nunca le habría pedido a Roma que levantara la prescripción para que lo condenaran (a Karadima)”.

El mismo medio impreso se contactó también con Arteaga, quien declinó opinar, aduciendo razones de salud. El obispo de Talca también se excusó, y desde Linares, se informó que Koljatic estaba fuera del radio urbano de su diócesis.

Consultado el Episcopado sobre el panorama que espera a los obispos que se reunirán con el Papa, luego de que lo hiciera con las víctimas de Karadima, el secretario general, monseñor Fernando Ramos, informó que el encuentro “no incluye un programa”.

Recordó que el objetivo de la reunión a la que fueron convocados es conocer el informe elaborado por el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, sobre la situación del obispo Juan Barros.

“Acogemos con esperanza y confiados esta invitación, que será positiva para toda la Iglesia chilena”, dijo Ramos.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!