Obra arquitectónica hace un llamado a la conciencia ambiental

El proyecto realizado con botellas plásticas se ubica en el hall del Edificio de Servicios Públicos de Talca. Fue realizado por el estudiarte Ricardo Vásquez en el marco de su proceso de titulación de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Talca.

TALCA.- Entre cuatro mil 500 y cinco mil botellas desechables utilizó el autor de la intervención que desde principios de junio se emplaza en el hall central del Edificio de Servicios Públicos de Talca. Ricardo Vásquez, es el creador de esta obra realizada como proyecto de título de la carrera de Arquitectura de la Universidad de Talca (UTalca).

ProtoPET es el nombre del proyecto que demoró un año en terminarse. Su autor explicó que, “luego de varias ideas, aparece el interés de trabajar con desechos entre los cuales decidí explorar la botella desechable, en donde esta podría ser trabajada de tal forma en que su estructura física cambiase a una completamente diferente, dejando de lado la apariencia de botella y dándole cabida a la nueva forma de la intervención, entregándole un nuevo y único valor a la materia que, si bien hoy en día se recicla, hay un gran porcentaje de esta que no llega a ser recuperada, terminando en basurales o en el mismo océano”.

Su construcción se realizó gracias a aportes de privados quienes donaron todas las botellas, 600 kilos aproximadamente, y también a un fondo concursable de la Vicerrectoría de Desarrollo Estudiantil de la Universidad de Talca.

Se trata de una estructura realizada con las botellas plásticas procesadas que constituyen una gran placa suspendida en el hall.  Con el fin de darle un nuevo carácter al rígido panorama que siempre se ha mantenido en el inmueble, lo instaló allí para revalorizar este espacio y, de paso, reflexionen sobre el uso que la sociedad de consumo da a los desechos.

“Como profesionales que nos dedicamos al diseño y desarrollo de proyectos a diferentes escalas, es nuestra responsabilidad hacernos cargo de la huella de carbono que generamos nosotros mismos como personas y más aún en la construcción de nuestros proyectos. La intervención es una invitación a que como arquitectos nos adentremos y nos atrevamos a experimentar con materiales no convencionales e implementarlos dentro de la arquitectura, haciendo un llamado a la reutilización y a no hacer abuso de los materiales que, si bien, hoy en día están disponibles en el mercado, su producción deja un daño irreparable en el ecosistema”, explicó el egresado del a UTalca.

Susana Sepúlveda, directora de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Talca y tutora del proyecto, expresó que “el proceso de titulación de la Escuela requiere en sí que el estudiante se vincule con una comunidad, agrupación o institución. Este proyecto llama a la conciencia de querer el planeta y estaba pensado para un par de semanas de exhibición, pero a solicitud de las personas, estaremos más tiempo con la obra de Ricardo”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!