Operativo y decomiso policial evidencian nuevos modus operandi de la piratería en Chile

En el proceso, que lleva la Fiscalía de Las Condes y la Policía de Investigaciones (PDI), se realizó el allanamiento de 8 domicilios en Santiago y Los Ángeles, los que estarían vinculados al comercio ilegal de señales de TV de pago. Los detenidos fueron formalizados por diversos delitos relacionados con la piratería. Este operativo, realizado por las  policías y el Ministerio Público, fue valorado por la Alianza contra la Piratería de TV, la que evalúa medidas legales a seguir.

SANTIAGO.- La Brigada de Delitos contra la Propiedad Intelectual (BRIDEPI), el Laboratorio de Criminalística de la PDI y fiscalizadores de Servicio de Impuestos Internos de la Unidad de Comercio Clandestino, acaban de dar uno de los golpes más importantes del último tiempo, al desbaratar una red de operadores piratas de TV de pago que operaban bajo el sistema de IKS (Internet Key Sharing) y dispositivos IPTV (Internet Protocol Television).

El procedimiento de entrada, registro e incautación, que se realizó este miércoles en 8 domicilios de Santiago y Los Ángeles, arrojó que esta red contrataba servicios de televisión de pago para apoderarse de los contenidos y luego, mediante un complejo sistema informático, subirlos a Internet para así comercializarlos.

La acción policial, bautizada como “Operación Satélite”, se constituye como la más relevante de nuestro país y una de las más importantes en Latinoamérica en términos de la cantidad de operadores de TV de paga afectados, así como por ser el primer caso de piratería IPTV que se persigue.

Según los antecedentes recogidos por la PDI, los sujetos involucrados en este operativo, y que fueron puesto a disposición de la fiscalía, trabajaban coordinadamente con otros operadores piratas en Argentina y Ecuador, quienes en conjunto robaban contenido de distintos operadores en sus respectivos países, para luego subirlos a un servidor común, desde el cual todos los contenidos se distribuían ilegalmente a miles de personas en toda Latinoamérica.

Este tipo de ilegalidades no sólo dañan a la industria de TV de pago y al Estado, sino que principalmente a los usuarios, a quienes deja en total desprotección de sus derechos como consumidores. Además, los clientes pierden experiencia de servicio y se exponen a vulneraciones de seguridad en sus dispositivos. Por ello, las empresas de televisión de pago recomiendan preferir servicios establecidos.

Al respecto Natalia Diuana, directora del área de Litigios Penales del estudio Contreras Velozo y abogada de la Alianza contra la Piratería, señaló que estas malas prácticas no solo perjudican a los operadores de televisión de pago, quienes se enfrentan a una competencia totalmente injusta, sino también a los proveedores de contenidos, ya que los piratas no pagan derechos de autor. “Estos sujetos, por lo general, tampoco pagan impuestos, ejerciendo un comercio clandestino. Asimismo, no están regulados por Subtel ni Sernac, por lo que el consumidor queda totalmente desprotegido”.

“Este es uno de los operativos judicial-policial más importantes que hemos tenido en contra de la piratería, por ello es relevante agradecer la coordinación de las diversas instituciones involucradas. Los resultados de este operativo demuestran que los niveles de lucro y ganancias para el ‘mercado’ de la piratería son altísimos, con pérdidas relevantes para Chile en materia de recaudación de impuestos, y finalmente los perjudicados son los clientes, quienes en definitiva se ven engañados por estos piratas”, Gianpaolo Peirano, director Legal en DIRECTV.

Gladys Fuentes, directora Legal de Movistar Chile, comentó por su parte que “la piratería no solo perjudica a las operadoras de TV paga, sino que también a los mismos clientes que acceden a contratar los servicios de estas empresas ilegales, ya que como consumidores carecen de toda garantía y, por lo mismo, no pueden exigir el cumplimiento de las condiciones pactadas, como tampoco la continuidad ni calidad del servicio que están recibiendo”.

Verónica Diaz de la Vega, subgerenta de Sostenibilidad de VTR, sostuvo que “la piratería en la industria de la TV atenta directamente contra los derechos del consumidor, quien además de ver gravemente afectada la calidad de sus servicios por actores no regulados, se expone a la pérdida de control y protección de sus datos personales”.

“Desde FOX Networks Group Latin America seguiremos adelante manteniéndonos a la vanguardia en la lucha contra la piratería, mediante iniciativas innovadoras, acciones judiciales y nuestra política de tolerancia cero contra aquellos que retransmiten nuestros contenidos sin autorización”, declaró Daniel Steinmetz, Chief Anti-Piracy Officer de FOX Networks Group Latin America.

El sistema IPTV no es el primero que los operadores piratas ocupan para apropiarse indebidamente del contenido y luego comercializarlo.

Los antecedentes que se tienen en relación a la piratería de televisión satelital de pago comienzan desde hace años con los decodificadores FTA, la cual terminó luego del conocido “apagón”, que por medio de una actualización del software de encriptación significó el fin del acceso gratuito a los contenidos de televisión de pago de esa forma de piratería.

Luego, llegó el sistema IKS, el cual provocó y sigue generando pérdidas en la industria asociadas a varios millones de dólares, ya que logró abarcar hasta el 6% del mercado hace dos años. Este sistema consiste en enviar por vía de Internet las claves de desencriptación a sus abonados, para que éstos puedan acceder a los contenidos de pago utilizando para ello su propio decodificador y antena. En estos casos, los usuarios, en vez de pagar al operador legal, pagan una mensualidad al operador de IKS para que éste robe las claves y se las envíe.

En el caso de IKS, se ejercieron acciones por delito informático, comercio clandestino, evasión de impuestos y violación a los derechos de Propiedad Intelectual. Además, la investigación arrojó que no sólo se operaba en Chile, sino que había distintos países de Latino América involucrados, siendo de Argentina el dueño del servidor.

Actualmente, la forma de piratería más utilizada es el IPTV, que consiste en aplicaciones que permiten al usuario acceder a una serie de canales de televisión de pago a través de Internet. En este caso no se requiere de antena ni decodificador, solo por medio de un dispositivo llamado TVbox, el usuario puede conectarse a los canales de pago directamente desde su televisor, pagando una mensualidad a los dueños de las aplicaciones o derechamente contratando un servicio de IPTV. En este caso el usuario, nuevamente, en vez de pagar al operador legal, paga al pirata, quien roba la señal y luego cobra al usuario por ésta.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!