Pareja homosexual acusa discriminación en Termas de Panimávida, administrador asegura que solo les pidió “compostura”

La situación, ocurrida el 1° de julio, se debió ante las constantes preguntas de menores a sus padres por la situación, por lo que la administración actuó ante los reclamos de las personas presentes en el comedor.

COLBÚN/SANTIAGO.- Una confuso ambiente ocurrió este domingo 1° de julio al interior de las temas de Panimávida, comuna de Colbún, luego que una pareja homosexual se viera involucrada en una discusión que involucró al dueño del Resort & Spa Panimávida, Roberto Movillo, lo que ha generado visiones encontradas respecto a lo que sucedió en el mencionado lugar.

En un comunicado enviado por la fundación Iguales, se señala que “Roberto Ampuero -activista de ésta fundación- y su pololo, Felipe Vigouroux, acusan haber sido discriminados por el dueño del Resort & Spa Panimávida, Roberto Movillo, quien los conminó a dejar de besarse en los espacios públicos del recinto, por considerarlo inapropiado al tratarse de una pareja del mismo sexo, y pese a que el establecimiento no cuenta con ninguna política que prohíba este tipo de acciones a sus pasajeros, tanto homo como heterosexuales”.

A continuación, el mismo escrito detalla que “el hecho fue realizado por Movillo mientras que en el comedor aún se servía el almuerzo, por lo que la pareja no solo fue increpada frente a otros huéspedes, sino que trabajadores del recinto también fueron testigos de lo sucedido”

En palabras de Ampuero, puntualiza que “lo que hizo Movillo fue discriminarnos a Felipe y a mí en frente de huéspedes y trabajadores cuando aún era hora de almuerzo. Nos gritó y, luego, nos dijo delante de todos que él ‘es dueño de recibir a quien quiera en su hotel’ y que ‘no es adecuado que una pareja del mismo sexo se esté besando en frente de niños y familias’”, agregando líneas después que éste “continuó diciendo, con tono autoritario, que, ‘si no nos comportábamos, que dejáramos el lugar’. Frente a esto, le dijimos que iniciaremos acciones legales porque estaba haciendo diferencias entre unos huéspedes y otros”.

Al respecto, TVMaulinos se contactó con el gerente general de las termas de Panimávida, Roberto Movillo, quién se refirió al problema en cuestión.

Movillo espetó que “el domingo por la mañana, comencé a recibir varios reclamos que son asiduos a las termas, debido a que se impulsa que aquí se encuentren las familias con sus hijos, de forma muy molesta lo que los visitantes habían visto el sábado 30 de junio por la tarde en la ‘piscina nueva’, en relación a que dos jóvenes de forma ‘desenfrenada’ se estaban haciendo caricias, cariños, besos, donde los turistas se encontraban con sus padres o con sus hijos, molestando la situación y los niños preguntando ‘papá, ¿por qué se estaban besando estos dos varones?’, ofreciendo las disculpas del caso, con el fin de tomar las medidas correspondientes; es decir, hablar con ambas personas”.

Posteriormente, Movillo junto a su familia se sentaron a comer junto con su gente -que acota que almorzaban en el lugar unas 300 personas- y, a una mesa y media de distancia de donde se encontraba el gerente de las termas, uno de los clientes se molestó porque sus dos hijos les preguntaba por qué dos hombres se besaban y le recordó los reclamos ocurridos con anterioridad. “Me paré a donde estaban esas dos personas besándose de forma desenfrenada y les dije ‘señores, perdónenme, pero esto no lo pueden hacer acá’”.

“’Acá hay familias -prosigue el encargado de las termas-, hay niños que están mirando y que están preguntando por qué hay dos varones besándose’. No es habitual, no hemos avanzado aun en el mundo como para aceptar esto a ‘diestra y siniestra’ (sic), por lo que tengo reclamos por lo que pasó ayer tarde exactamente por lo mismo, por lo que les dije que ‘por favor, en estos aspectos no tengo desigualdad respecto a mis clientes, en su pieza pueden hacer lo que ustedes quieran, pero les agradecería que delante del público se retengan un poco‘”.

Ante la reacción de los afectados, según especificó Movillo, “se les invitó a mi oficina junto con una de mis funcionarias que es precisamente lesbiana -contándole ella esta condición sexual a la pareja que acusa discriminación-, además del administrador, Juan Carlos Robles, donde en compañía de esta última persona les dije a estos pasajeros que ‘no estamos diciendo que se vayan, solo que se comporten’, pero ellos manifestaron su intención de retirarse de las termas. Aquí mismo les buscamos un lugar donde irse, porque ellos andaban en bus, acompañándolos a la hostería de una señora de nacionalidad suiza, que está bastante alejado de acá, trasladándose en un vehículo de las termas a cargo de un chofer y la misma señorita que les había contado su condición sexual, amenazando que por intermedio de Fundación Iguales iban a realizar las acciones que correspondan”.

Movillo descartó que existan actos discriminatorios al interior de las termas, debido a que al interior de éstas trabajan “dos damas que son lesbianas, con sus respectivas parejas, donde incluso ellas vienen con sus parejas a almorzar los días domingos, como así mismo otro hombre que también es homosexual. No hay persecución, ni de la empresa ni mía, a causa de su condición sexual. Incluso acuden clientes de varios lugares como Los Ángeles, Concepción, de Chillán, Talca, entre otras partes, que son gais o lesbianas, porque los conocemos, a ellos y sus respectivas parejas y los aceptamos; incluso ellos vienen por años a las termas”.

Movillo declinó iniciar acciones legales ante estos hechos, “porque ni siquiera me he inquietado, porque creo que tengo la razón (basado) en la ley y tengo todos los testigos necesarios, los mismos que reclamaron, de este hecho en caso de iniciarse un juicio. No he hecho nada incorrecto”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!