Personas con discapacidad auditiva fueron certificadas tras aprobar curso de conducción clase B

El objetivo fue impulsar la inclusión social y laboral entregando las herramientas necesarias para las personas sordas.

TALCA.- En una breve ceremonia, nueve jóvenes con discapacidad auditiva recibieron sus licencias de conducir, iniciativa enmarcada dentro del programa de becas laborales de Sence. En esta iniciativa el sector público y privado se unieron, en donde capacitaron a instructores de Automóvil Club de Chile con el manejo de la lengua de señas, con el fin de hacer más efectivo el sistema de aprendizaje y que puedan conducir con responsabilidad.

Este curso que tuvo un total de 60 horas contó con un trabajo práctico y teórico, para así garantizar las habilidades y aptitudes requeridas para obtener la licencia de conducir.

La actividad fue encabezada por la seremi del Trabajo y Previsión Social, Pilar Sazo, el seremi de Desarrollo Social, Juan Eduardo Prieto; y el director de la escuela Automóvil Club de Chile, Pablo Paredes, quienes destacaron que este tipo de certificaciones marca un hito fundamental en el reconocimiento de la cultura sorda y una visualización de éstas personas.

“Creemos que existen valores que debemos cumplir como país. Una persona en situación de discapacidad que logra desarrollarse es un triunfo para todos y, en esa línea, debemos trabajar con mucha fuerza. El gobierno del Presidente Sebastián Piñera se ha comprometido a través de acciones estratégicas fomentar la inclusión laboral y así aportar un cambio cultural a nuestra sociedad”, sostuvo Sazo.

Por su parte, el director de la escuela Automóvil Club de Chile, Pablo Paredes, indicó que “en la primera etapa no tuvieron ningún problema para hacer el curso incluyo la parte teórica y práctica del curso, los exámenes se les tomaron en la municipalidad fueron exámenes regulares, no tuvieron ninguna excepción respecto a una persona, por lo tanto, las capacidades de ellos son absolutas para conducir un vehículo en la vía pública”.

Juan Rojas fue uno de los diez participantes que aprobó el curso, quién aseguró que lograron entender todas las clases impartidas.

“Los sordos no escuchamos las bocinas y otros sonidos, pero podemos utilizar todo el tema visual, la vista, tenemos lengua de seña, utilizamos la vista y eso es una herramienta, podemos utilizar las luces y eso puede ser nuestro medio de información”, explicó Rojas.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!