Piden garantizar derechos laborales de inmigrantes en la Región del Maule

Autoridades y representantes de empresas y sindicatos coincidieron en la necesidad de adoptar medidas que favorezcan la inclusión laboral de los inmigrantes, durante un seminario realizado en Talca.

TALCA.- Con un llamado al Gobierno, empresarios y trabajadores a favorecer la inclusión de los inmigrantes en el mercado laboral, finalizó un seminario que abordó los desafíos que plantea el fenómeno migratorio al mundo del trabajo.

El evento, titulado “Inmigración, Trabajo Decente y Diálogo Social”, convocó a unos cien trabajadores, inmigrantes y representantes de sindicatos y empresas, en el Edificio del Gobierno Regional en Talca.

“Nosotros desde la OIT promovemos la participación de organizaciones empresariales y de trabajadores, para transitar a una instancia más inclusiva del fenómeno migratorio”, dijo el director la Oficina de Países de la Organización Internacional del Trabajo para el Cono Sur de América Latina, Fabio Bertranou.

“Hay una institucionalidad pública que está buscando caminos hacia una transición, una migración ordenada y justa, con derechos sociales. Por supuesto hay desafíos, este es un fenómeno relativamente nuevo y las instituciones requieren un tiempo de aprendizaje”, señaló.

El seminario, que se extendió por cerca de cuatro horas, se enmarcó en el denominado “Mes del Trabajo”, que el intendente Pablo Meza declaró para el Maule el pasado 2 de mayo.

“No solo queremos relevar el aporte que hacen los trabajadores chilenos al progreso de la región, sino también la contribución de nuestros trabajadores inmigrantes. Cuando hablamos de Trabajo Decente para el Maule, hablamos de salarios dignos, condiciones de salud y seguridad y protección social, también para los inmigrantes”, manifestó la seremi del Trabajo y Previsión Social, Elia Piedras.

Durante la jornada, que contó con exposiciones de expertos de la OIT y el testimonio de agrupaciones de migrantes y empresas, autoridades indicaron que un 3% de la población nacional corresponde a inmigrantes.

“Si bien las cifras de Extranjería sostienen que la población inmigrante crecerá tres veces en los próximos 20 años, las fiscalizaciones de la Dirección del Trabajo también dan cuenta de una creciente presencia de inmigrantes en nuestros sectores productivos. Esto a veces sin apego a la ley, sin contratos escriturados, sin pago de cotizaciones previsionales; y esos desafíos no debemos abordarlos únicamente con fiscalizaciones, sino también sensibilizando a los actores del mercado del trabajo”, agregó la seremi.

Para el coordinador de proyectos del Centro de Estudios de Migraciones de la Universidad Católica del Maule, el cubano Lorenzo Herrera, el proceso de inclusión “no es fácil”.

“La gran mayoría de los migrantes arriba a este país con el ánimo de cumplir sus metas y una de esas es poder integrarse laboralmente, para ayudar a sus familias. Este proceso no ha sido fácil. Existe la voluntad de los servicios públicos y un grupo de organizaciones. Pero realmente hay un grupo de autores, como los empresarios y parte de la sociedad, que aún hay que sensibilizarlos para lograr este propósito”, comentó.

Una de las instituciones que ha impulsado la inclusión de los inmigrantes es la Secretaría Regional Ministerial de Desarrollo Social, que encabeza la Mesa de Asuntos Migratorios. Entre sus acciones, figura una iniciativa inédita en Chile, consistente en una aplicación para telefonía móvil -denominada Maule Migrante- que entrega información valiosa a los inmigrantes respecto a trámites, beneficios y redes de apoyo.

“En 2015 tomamos la decisión de impulsar esta mesa de trabajo, porque veíamos que el fenómeno migratorio es fenómeno a largo plazo, y decidimos hacer esfuerzos para conseguir que la inmigración no sea vista como un problema, sino como un aporte”, aseveró el seremi de Desarrollo Social, José Ramón Letelier. “Es necesario hacer un esfuerzo –añadió- para que los inmigrantes se empoderen, ante discursos xenófobos y demagógicos que en circunstancias de desempleo pueden hacer eco”.

En la región, los registros de Extranjería e Inmigración del Ministerio del Interior revelan que el número de inmigrantes pasó de 3.400 a 5.000 entre el 2005 y el 2014 y que se concedieron 997 permisos de residencia definitiva desde el 2010 hasta el 2015. En términos generales, la población inmigrante se concentra en más de un 70% en las capitales provinciales de Talca, Curicó y Linares, con una tasa de ocupación cercana al 60% y una cobertura de salud de casi el 90%.

“Los inmigrantes que llegan a la oficina no vienen a pedir favores, vienen a pedir la oportunidad de trabajar. Nos estamos farreando una gran posibilidad como país, porque muchos de ellos tienen títulos profesionales y a veces deben hacer trabajos menores”, afirmó el Jefe Nacional del Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Sandoval.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!