Positiva evaluación de campaña Veda biológica  de la merluza en el Maule

Durante todo el mes de septiembre la merluza común estuvo en veda.

Una exhaustiva campaña de difusión en varios niveles y un programa de fiscalización en zonas de extracción y  también en centros de distribución y rutas del Maule, desarrolló el equipo regional del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura en la Región durante el mes de Septiembre pasado, a propósito de la veda biológica de la Merluza Común.

El director regional de Sernapesca, Carlos Cerda Salgado,  indicó que “se trató de acciones en las que nuestros equipos no sólo se enfocaron en fiscalizar sino que fundamentalmente hacer un trabajo de educación y sensibilización con la ciudadanía  y con agentes comercializadores del recurso.”

La autoridad además destacó “la interacción que se generó con la comunidad a través de la entrega de folletería y orientación en los principales centros de afluencia de público en las capitales provinciales y otras ciudades de la región”.

Este trabajo, “es clave para poder  crear una sintonía en la comunidad sobre la importancia del cuidado de nuestros recursos hidrobiológicos en el sentido que si no actuamos con responsabilidad, estamos frente a un inminente riesgo de que recursos como la Merluza Común se vea afectada gravemente y tienda a desaparecer,  lo que tendría consecuencias muy negativas por ejemplo en lo económico para miles de familias de pescadores que viven de la extracción de este producto y que caracteriza a la pesca artesanal de la región”.

El director además, agradeció la participación en estas actividades de la campaña a las autoridades regionales, a Carabineros y a la Armada, también a los medios de comunicación que permitieron llevar el mensaje a la ciudadanía.

Se realizó un programa intenso de fiscalización en conjunto con otras instituciones durante el mes de septiembre que contempló 113 fiscalizaciones en centros de distribución de productos, 53 acciones de inspección en centros de desembarque de la región y además controles en ruta a medios de transporte.

“En general, se puede hacer una positiva evaluación en función de las acciones realizadas y los resultados obtenidos, no se observó extracción del recurso, no se  sorprendió merluza común fresca en medios de transporte o siendo comercializada en centros de venta, y en las actividades de inspección solo se identificó ilícitos menores. Por lo mismo hay que reconocer y valorar esta respuesta de los diferentes agentes participantes de la cadena de comercialización y por supuesto también la respuesta de la ciudadanía, creemos que la campaña fue exitosa considerando los resultados”.

Ahora finalizada la veda biológica se puede comercializar y consumir merluza común fresca, siempre y cuando su origen legal esté debidamente acreditado, nuestro servicio continuará con su rol de fiscalización en centros de desembarque, rutas, centro de distribución y otros lugares por lo que el llamado es a no bajar la guardia en materia de responsabilidad a la hora de extraer, comercializar y consumir el recurso, que por lo demás se encuentra en una situación crítica.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!