Productores orgánicos del Maule conocen sobre Ley de protección de nuevas variedades vegetales

El SAG  y la “Asociación Social y Cultural de Productores Orgánicos y Agroecológicos  del Maule” se reunieron para analizar y discutir  los alcances de la Ley de protección de nuevas variedades vegetales.

TALCA.- La ley 19.342, de protección de los derechos de los obtentores de nuevas variedades vegetales, muchas veces poco comprendida en su real dimensión, ha sido objeto de malos entendidos  y  tergiversaciones. Como muestra de lo anterior, se le ha llegado a conocer como “ley Monsanto”, cuando en realidad poco o nada tiene que ver con  la transnacional agroquímica.

Conscientes de lo anterior, la unidad Regional de Semillas, y del Programa  Regional de Agricultura Orgánica, perteneciente a Recursos Naturales Renovables  (RENARES) del SAG Maule,  en conjunto con la SEREMI de agricultura desarrollaron una actividad con la Asociación Social y Cultural de Productores Orgánicos y Agroecológicos del Maule, actividad que se desarrolló en la localidad de San Alberto, Mariposas, comuna de San Clemente.

En la oportunidad, el Encargado de Semillas del SAG, Patricio Avila, analizó los alcances de la actual legislación relacionada con la protección de variedades, allí se discutieron las diferencias entre patentamiento vegetal (opción que no está en nuestra legislación) y la protección legal de los  derechos de obtentores de nuevas variedades vegetales.También se revisó la importancia que para la humanidad ha tenido el fito-mejoramiento vegetal; al respecto el profesional destacó la relevancia de que exista y se respete un marco regulador que proteja e incentive la protección de variedades. En relación a este punto señaló que “la realización de esta actividad radica en la importancia que tiene la difusión, entre los diferentes actores involucrados, de una normativa que en algunas ocasiones ha sido mal entendida”, destacó.

En el contexto señalado, se destacó el hecho que recientemente la Universidad de Talca haya logrado la inscripción de tres nuevas variedades de Maqui (Aristoteliachilensis), en el Registro de variedades protegidas.  Esto significa la protección de estas nuevas obtenciones vegetales y le entrega al “obtentor” (Universidad de Talca) el derecho de multiplicación de  las mismas, pero que esto es sólo para las tres variedades inscritas y en ningún caso es para toda las especie, “la que se destaca por una gran riqueza de diversidad genética que debemos aprovechar y proteger”, según señalaron los participantes a la charla.

Los asistentes también concluyeron que en paralelo a las leyes de protección de las nuevas obtenciones vegetales, debiera avanzarse en una regulación para el acceso a los recursos fitogenéticos del país, entendiéndose como el material genético de origen vegetal que tiene un valor real o potencial destinado a la alimentación y la agricultura, de forma de proteger el importante patrimonio que tenemos en este ámbito y que pertenece a todos los chilenos.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!