Proyecto busca fortalecer estándares de probidad y transparencia en la función parlamentaria

La iniciativa es la última de las seis que formaron parte del compromiso del Senado para despachar entre septiembre de 2015 y marzo de 2016.

Con un contundente apoyo, la Sala aprobó en general el proyecto en primer trámite, que introduce una serie de cambios a la Ley Orgánica Constitucional (LOC) del Congreso con el objetivo de elevar los estándares de probidad y transparencia en el ejercicio de la función parlamentaria.

De este modo, la iniciativa quedó con plazo para presentar indicaciones hasta el 30 de marzo próximo, cumpliendo así con el compromiso autoimpuesto por la corporación de despachar las seis iniciativas relativas a la agenda de probidad y transparencia.

El proyecto que tuvo su origen en una moción de los senadores senadores Alfonso De Urresti, José García Ruminot, Alejandro Guillier, Hernán Larraín y Patricio Walker.

En lo fundamental, apunta a crear una Dirección de Ética y Transparencia Parlamentaria y precisar el impedimento que afecta a los parlamentarios para promover y votar determinados asuntos; prohibir en forma expresa el uso de información privilegiada; reforzar el deber de asistencia; y prohibir expresamente la contratación de familiares y personas jurídicas relacionadas con los parlamentarios, o con funcionarios directivos del Congreso.

Del mismo, modo, pretende dar nuevas reglas sobre publicidad en el caso de comisiones; profundizar la separación entre la función parlamentaria y el ejercicio del lobby o gestión de intereses particulares; incrementar las materias propias del Congreso Nacional comprendidas dentro de la obligación de transparencia activa y robustecer a las Comisiones de Ética y Transparencia, entre otras.

 

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!