Reanudan trabajos en proyecto habitacional de Molina abandonado por empresa constructora

“Ellos confiaron en una empresa constructora que nos les cumplió. Aquí estuvimos nosotros para advertirles a tiempo que el contrato iba mal”, explicó el director de Serviu Maule.

MOLINA.- En medio de muestra de alegría y emoción, las 128 familias que conforman el comité La Marsellesa de Molina junto a las autoridades regionales del Ministerio de Vivienda y Urbanismo oficializaron el reinicio de la construcción de sus viviendas definitivas.

Las faenas se encontraban paralizadas desde diciembre pasado, luego que la inspección técnica de Serviu Maule detectara un escaso avance en los trabajos y deficiencias en la calidad constructiva.

Informadas las familias de esta situación, el pleno de la asamblea de socios del comité habitacional decidió poner fin al contrato con la empresa, asegurando así su derecho a recibir viviendas de calidad.

Serviu Maule evaluó que para finalizar el 80% no ejecutado debían adicionarse 19.518 UF por sobre las 69.603 UF originalmente contempladas para la realización del proyecto. Estos recursos adicionales fueron aprobados el pasado mes de agosto por la ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball.

Elena Retamal, presidenta del comité habitacional Nueva Esperanza, firmó la entrega administrativa de las obras a la constructora Los Lleuques, que finalizará las viviendas el primer semestre de 2017.

“Estamos muy felices de este momento porque ya damos un paso más. Hemos sufrido mucho para esperar esto. Hemos pasado por muchos problemas. A la gente, a la directiva le ha costado mucho, hemos sufrido muchas humillaciones. Pero eso va quedando atrás, estamos seguros que de aquí a 7 a 8 meses la gente va a tener sus casas”, indicó la dirigenta social.

El director de Serviu Maule destacó la valiosa información proporcionada a las familias por parte de la inspección técnica de la institución, que permitió proteger a las familias de una mala construcción.

“Nosotros le dijimos al comité que esto estaba funcionando mal, que se iban a generar problemas de calidad importantes. El comité tomó de manera democrática, por un 100% de sus integrantes, la decisión de terminar el contrato con la empresa constructora. Funcionó el control de calidad y protegimos la dignidad de las familias, ellos confiaron en una empresa constructora que nos les cumplió. Aquí estuvimos nosotros para advertirles a tiempo que el contrato iba mal”, dijo Omar Gutiérrez.

El seremi de Vivienda y Urbanismo agregó que el reinicio de obras se logró porque hubo confianza entre las autoridades del sector y los vecinos afectados.

“Estamos dando un nuevo inicio a las obras para que estas familias puedan tener sus viviendas en los próximos 7 meses. Estamos contentos porque nos hicimos cargo de un problema, lo solucionamos, lo visualizamos, pero también generamos la confianza. Destacar el trabajo enorme de los dirigentes y de toda una comunidad que hoy día se une para poder estar presente en un terreno que va generar la construcción de nuevos hogares”, indicó Rodrigo Sepúlveda.

El proyecto habitacional se emplaza en el sector nororiente de la ciudad de Molina. Considera la edificación de 128 viviendas de 42,11 metros cuadrados, ampliables en 12.89 metros cuadrados y con un segundo piso habitable de 50, 61 metros cuadrados. Del total de familias, 38 son damnificados por el terremoto de 2010.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!