Rector del CFT San Agustín valoró avance de ley

Que permite que centros de formación técnica e institutos profesionales se transformen en fundaciones sin fines de lucro.

TALCA.- Como un hecho muy positivo calificó el Rector del CFT San Agustín, Sergio Morales, que el Senado haya aprobado, esta semana, la idea de legislar sobre el proyecto presentado en enero pasado por el Ministerio de Educación que permite, a las centros de formación técnica e institutos profesionales que así lo deseen, transformarse en organizaciones sin fines de lucro, una de las condiciones que el Gobierno considera necesarias para poder seguir recibiendo, en el largo plazo, fondos públicos.

“Estamos contentos –declaró Morales– porque recoge un largo anhelo de nuestro CFT. Hace más de diez años solicitamos al Ministerio de Educación nuestra transformación a una institución sin fines de lucro. Sin embargo, en esa oportunidad se nos indicó que se necesitaba una ley especial, puesto que de hacerlo bajo la actual legislación perderíamos todos los derechos y reconocimientos, como lo son la autonomía y la acreditación. Por lo tanto, si hubiésemos cambiado, habríamos provocado un perjuicio a los alumnos porque no podríamos haberles entregado el mismo servicio, que se basaba en ciertas condiciones y capacidades que habríamos perdido”.

La autoridad del plantel diocesano explicó que, de aprobarse este proyecto de ley, “las organizaciones que la usen para transformarse en instituciones sin fines de lucro podrán dar una clara señal a su entorno de que sus organizadores sólo van a tener como objetivo único mejorar el servicio e invertir para entregar mejor calidad a quienes deseen estudiar con ellos. Es decir, que los excedentes van a seguir en la institución para mejorar el servicio”.

Sin embargo, advirtió que hay otros sostenedores cuya responsabilidad como organizadores y su compromiso se ven mejor reflejados en una figura que posibilita invertir pero también hacer retiros de los excedentes o utilidades que esa inversión produjo. “Esa mirada, que hoy la legislación permite, causa un ruido innecesario en la tramitación de esta ley, porque a través de ella no se está obligando a la transformación, sino que está dando la posibilidad de hacerlo a quienes lo deseen. Por lo tanto, es errado pensar que esta ley va a genera un desmedro o un problema a aquéllas que no se cambien”.

Finalmente, aclaró que esto no debe confundirse con el tema de la gratuidad, puesto que no hay una relación directa y concreta. “Existe –detalló– una intención política del Gobierno, expresada por la propia Presidenta y la Ministra de Educación, de poder incorporar a la gratuidad, el año 2017, a alumnos y alumnas que estudian actualmente o lo harán en un Centro de Formación Técnica o Instituto Profesional. Pero es una intención que aún no se materializa en ningún proyecto de ley. Por lo tanto, hay que pedirle a los parlamentarios, a las autoridades políticas, que se acuerden que esa promesa que hizo la Presidenta se ponga en práctica, que se abra la opción de que los estudiantes de los CFT e IP sin fines de lucro puedan acceder a la gratuidad”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!