Regantes del Maule rechazan reforma al Código de Aguas

El directorio de la Junta de Vigilancia del Río Maule, organización de usuarios de agua que representa a más de 13 mil regantes de la región, entregó una carta al Intendente Pablo Meza, manifestando su completo rechazo a la reforma al Código de Aguas que impulsa el Gobierno y que se está tramitando en la Cámara de Diputados.

TALCA.-  “Como agricultores, dueños de derechos de aguas, creemos que esta reforma es inconstitucional, deficiente técnicamente en su redacción, está incompleta al no abarcar todas las áreas que debiese, es expropiatoria y afectará de manera grave a la agricultura a nivel nacional. Esta reforma, más que solucionar problemas, traerá grandes crisis locales y nacionales”, advirtió el presidente de la organización, Carlos Diez.

“Hemos venido hoy –agregó el director José Manuel Silva– para hacerle saber a la máxima autoridad regional cuál es nuestra postura frente al cambio que quieren hacer al Código de Aguas. Como regantes, consideramos muy grave que dejemos de ser los dueños de nuestros derechos de aguas y pasemos a ser simples titulares, que puedan poner término a ellos en forma arbitraria y que pasemos de tener derechos perpetuos a temporales”.

Al respecto, el presidente de la Junta de Vigilancia del Río Maule señaló que “como regantes, sentimos vulnerados nuestros derechos. Dejamos de ser los dueños de los derechos de aguas, a ser simples titulares con todas las implicancias que esta expropiación encubierta sostiene. Vemos reducido nuestro patrimonio y, con ello, cómo todo nuestro trabajo y esfuerzo pierde valor y nadie paga por ello, nos expropian sin decirlo”.

Por otro lado, Silva destacó que “si bien, todos los regantes sabemos que existen vacíos en la actual ley, que es necesaria una modificación más acorde a los tiempos que vivimos, nos gustaría que no se vieran vulnerados nuestros derechos y que escucharan nuestros puntos de vista. Nuestras organizaciones llevan años en el manejo de las aguas, tenemos los conocimientos técnicos de las necesidades de los regantes; creemos que nuestra opinión debiese verse plasmada en las modificaciones. La actual reforma la vemos más de manera ideológica que técnica, por lo tanto, sabemos que no resolverá los problemas reales, sino que, por el contrario, los agudizará”.

Nuestro objetivo hoy –concluyó Carlos Diez– es que nuestras autoridades nos escuchen, queremos evitar una gran catástrofe en la agricultura local y nacional. Como líderes gremiales debemos hacer valer nuestra postura y, si es necesario realizar manifestaciones masivas para ser escuchados, lo haremos; no podemos no gritar ante el daño que están haciendo a todos los regantes del país”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!