Registro de mortinatos: proyecto de ley introduce efecto retroactivo

Todos aquellos padres que hayan sufrido la muerte de su bebé antes de nacer, podrán inscribirlos con su nombre en el Registro Civil. No importa el tiempo que haya pasado mientras se acredite el vínculo y el fallecimiento.

En condiciones de ser visto por la Sala, quedó el proyecto que modifica la ley sobre Registro Civil e Identificación para establecer un catastro nacional de mortinatos (bebés que no alcanzaron a nacer) y facilitar su individualización y sepultación.

Esto luego que los integrantes de la Comisión de Derechos Humanos, Nacionalidad y Ciudadanía despacharan –por unanimidad- el articulado de la norma en segundo trámite.

Cabe recordar que inicialmente se había acordado que terminado el estudio de la citada instancia debía pasar a la Comisión de Hacienda, lo que finalmente fue desestimado. Esto porque a propuesta no implica recursos.

La propuesta busca establecer un catálogo de carácter especial y de inscripción voluntaria, que permitirá a los progenitores de los seres humanos en gestación muertos antes de nacer, individualizar a sus hijos. Todo ello para que, al momento de su correspondiente sepultación, esos progenitores puedan individualizar bajo un nombre a aquella criatura fallecida.

Tras la sesión, el presidente de la instancia, el senador Alejandro Navarro se mostró satisfecho con la ágil tramitación que ha tenido el proyecto, detallando cómo operará en la práctica este registro.

“Son muchas las madres que no pudieron dar a luz un bebé con vida. Ahora el Registro Civil recibirá la inscripción de estos mortinatos, la que tendrá un carácter voluntario y retroactivo. Cualquier persona que tenga el certificado de defunción de la guagua, o pueda acreditar la muerte y el lazo consanguíneo con un documento de un servicio de salud o una declaración jurada, podrá hacerlo”, aclaró.

Por su parte, la Subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren valoró la votación por unanimidad, recordando que el proyecto apunta a “permitir que los padres de guagüitas que no alcanzaron a nacer puedan inscribirlas con su nombre. Hoy pueden recoger sus restos, pero no ponerles un nombre. Sin dudad se trata de un acto reparador que en algo viene a consolar el dolor de perder a un hijo”.

“El proyecto ha mantenido durante toda su tramitación urgencia simple y ha concitado el apoyo transversal de los diputados y senadores. Queremos que esto sea ley luego acogiendo el llamado de cientos de madres y padres que han vivido esta traumática experiencia. Está dentro de las prioridades del gobierno, por lo que veremos si se le pone mayor urgencia”, reveló.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!