Religioso marista fue trasladado 15 veces tras acusaciones de abuso sexual

Se trata de Abel Pérez, quien confesó a la congregación los ilícitos que cometió durante décadas.

Antes de la visita del Papa Francisco a nuestro país, la Congregación de los Hermanos Maristas envió una misiva a la Nunciatura Apostólica cuyo objetivo era informar al Santo Padre de las denuncias de eventuales abusos sexuales cometidos por un grupo de religiosos y que tuviera conocimiento de las medidas que habían tomado al respecto.

Uno de los religiosos involucrados era Abel Pérez, quien había confesado a la congregación ilícitos de carácter sexual que durante décadas había cometido contra ex alumnos de establecimientos educacionales de los Hermanos Maristas.

Actualmente el destino de Pérez se encuentra en manos de la Congregación para la Doctrina de la Fe, organismo ubicado en el Vaticano y encargado de indagar a religiosos acusados en casos de abusos.

Ante las consultas de los continuos traslados y su falta de justificación al no existir procesos canónicos contra el religioso, la Congregación de los Hermanos Maristas indicó en un comunicado que “ya con anterioridad hemos admitido que este proceder fue un error de criterio que la congregación enmendó a partir de septiembre de 2017, denunciando todos los casos que se fueron conociendo”.

“Es importante aclarar que hasta esa fecha, los casos que se conocieron fueron de relatos de personas adultas que se acercaron a la congregación para informar o denunciar hechos de abuso que habrían sufrido en décadas pasadas, cuando fueron alumnos en algunos colegios de la congregación, y declararon expresamente no querer llevar los antecedentes a la justicia; lo que solicitaron fue ser escuchados y separar a los religiosos denunciados del contacto con niños, lo cual se hizo de inmediato”, recalcaron.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!