Retorno de universitarios reactiva economía en sectores de Talca

Arriendos, transporte y comercio minorista son afectados por receso de verano.

TALCA.- La migración joven desde las zonas rurales hacia la ciudad se refuerza por la mejora de la oferta universitarias y la Gratuidad. Este grupo demanda diversos servicios, cuya dinámica desciende en época estival

Proliferación de letreros que anuncian que “Se arrienda pieza para estudiantes”, expendios de alimentos cerrados hasta marzo y servicios de locomoción con menor demanda de la habitual en zonas aledañas a las universidades, son parte de los efectos de las vacaciones de verano. Talca, capital de la región agrícola de Chile por excelencia, se perfila en el siglo XXI como una ciudad universitaria, cualidad que con los años se afianza y evoluciona, lo cual provoca la llegada de una población joven proveniente de otras comunas del Maule e incluso de regiones vecinas, quienes en temporada de estudios demandan infinidad de productos y servicios, lo cual dinamiza la economía local.

El asueto de cerca de 55 mil estudiantes en el Maule, según el Índice de Educación Superior de 2018 del Consejo Nacional de Educación, (cerca de 7.000 de ellos de la Universidad Autónoma de Chile en Talca), refleja el crecimiento a escala universitaria de una ciudad que en 2008 registró una tendencia de matrícula total para enseñanza de pregrado de 29.089 estudiantes entre universidades, institutos profesionales y centros de formación.

Al respecto, Jennifer Rivera, vicedecana de la Facultad de Administración y Negocios de la Autónoma en Talca, reconoció que la demanda de servicios de los universitarios activa sectores económicos como el inmobiliario (arriendos), transporte y comercio minorista (almacenes y otros), una “influencia que probablemente no se haya visibilizado en las proporciones de su crecimiento”.

Guillermo Riquelme, investigador del Centro de Gestión Social (Ceges) de la Universidad Autónoma de Chile en Talca, reconoce que las actividades del sector Servicios y Comercio han registrado un importante crecimiento en los últimos años, también ligado a la Educación, actividad condicionada por el calendario académico.

OTRA MIGRACIÓN RURAL

Riquelme detalla que la migración rural se debe no sólo a razones laborales. Al convertirse Talca en ciudad universitaria, ampliar su oferta académica y aumentar las posibilidades de estudio con Gratuidad, modalidad a la cual también está adscrita la Universidad Autónoma de Chile; la población joven migra a la ciudad y abandona el campo.

“Se trata de una migración de estudio y desarrollo, abocada a buscar nuevas expectativas y condiciones de vida”, por tanto, la Educación se convierte en una actividad con incidencia en otros sectores, como arriendos, dirigido a estudiantes, además de aquellos que prestan servicios asociados a sus demandas diarias, como: locales de comida y abarrotes, supermercados, minimarkets y de entretención.

“La oferta universitaria en la ciudad de Talca no sólo ha crecido en términos de cantidad, ya sea por nuevas instituciones, extensión de matrícula o nuevas carreras, sino también por la calidad, lo que hace que estudien en Talca, incluso, personas de otras regiones”, acota.

ESTADÍSTICAS DE IMPACTO

Sectores poniente, oriente y norte de Talca, en especial barrios aledaños a casas de estudios superiores, han desarrollado su actividad económica entorno a las universidades. En las calles próximas a la Universidad Autónoma de Chile en Talca, más de diez comercios cerraron sus puertas en diciembre de 2018, hasta marzo de 2019, por el receso de los estudiantes.  Los edificios de la zona norte de la ciudad lucen los carteles de disponibilidad para arriendo y movilizarse hacia el sector oriente en transporte público demora menos tiempo del acostumbrado, puesto que en verano los universitarios no emplean este servicio; la mayoría tiene su hogar fuera de Talca y en la temporada regresa a este.

Al consultar a Rivera si existen estadísticas oficiales al respecto, apunta que no se cuentan con cifras que reflejen el impacto económico de la demanda de los universitarios.  “Pero sí se puede palpar en términos de la experiencia empírica e in situ la caída de los arriendos, en especial de arriendos para universitarios”, señala.

Pudiese verse algún tipo de incidencia sobre índices próximos de actividad económica “pero estos datos podrían también estar un poco ensuciados por lo que implica marzo, que no sólo representa el retorno de los estudiantes, sino que también de las empresas que retoman su actividad productiva, lo que además en la región del Maule está asociado a los ciclos productivos… Claramente hay un potencial, sin embargo, la matriz productiva agrícola es muy potente”, comenta.

La vicedecana afirma que podría haber un aporte en este sentido. La tarea se concentra actualmente en el desarrollo de una metodología que depure los indicadores y permita desagregar los aportes y así conocer la relación de los datos con el reinicio de la actividad regular universitaria.

 

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!