SAG afina últimos detalles de la norma técnica que permitirá la certificación genética-sanitaria de plantas de kiwi

En cita desarrollada en la región del Maule.

TALCA.- En la Dirección Regional del SAG Maule, se realizó la reunión del Comité Técnico Normativo de Kiwi, con la finalidad de revisar el proyecto de  normativa relativa a la certificación de material de propagación de esta especie. En la oportunidad el Comité estuvo integrado por profesionales del SAG y representantes de los viveros especializados en la producción de plantas de Kiwi.

La norma específica de certificación de material de propagación del kiwi (Actinidia. spp), establecerá dentro de sus párrafos todos los factores de manejo productivo, los requisitos administrativos y la trazabilidad genética y sanitaria  requerida, para producir plantas y todo material de propagación de kiwi “CERTIFICADO” oficialmente.  Al respecto, el Encargado Regional de Semillas, profesional a cargo también de este programa, Patricio Ávila, destacó la importancia de esta reunión, “para que la  la industria frutícola nacional  se mantenga competitiva a escala global,  es esencial contar con material vegetal de primera calidad en términos de la genética y también en términos sanitarios. Esto, en los países desarrollados se logra mediante modelos de certificación de plantas en donde la trazabilidad y chequeo sanitario de los materiales en las diferentes etapas del proceso multiplicación de plantas, es la clave”.  Así mismo, el profesional  puntualizó que estos altos estándares de producción, facilitan el acceso de los materiales de reproducción a los mercados más exigentes del mundo, lo que potencia la exportación ya no solo de fruta fresca, sino también del material de propagación, cuestión que es relevante por el valor  tecnológico incorporado en este tipo de productos y por corresponder a una no tradicional.

La reunión estuvo integrada por profesionales regionales del SAG y por la Encargada Nacional de Certificación de Frutales, Paula Vilches, y el jefe del Subdepartamento de certificación de Semillas, Raúl González, además de representantes de empresas que reproducen este tipo de material de propagación, que en el caso del Maule fue Agromillora Sur, Vivero Sur y Vivero Los Olmos.

El SAG es el organismo oficial responsable de ejecutar el proceso de certificación de plantas frutales y vides, cuyo propósito consiste en garantizar la obtención de una planta terminada libre de las plagas establecidas en cada normativa,  garantizar la genuidad varietal o atributos genéticos  y la calidad  integral de la planta certificada sometidas al control oficial. En este sentido, los representantesdel sector privado recalcaron “la importancia de implementar un sistema de certificación de plantas frutales tendiente a minimizar la diseminación de plagas de importancia económica en el país, como lo es actualmente el cancro bacteriano del Kiwi, lo que iría directamente en favor de la fruticultura nacional”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!