SAG establece Estaciones de Monitoreo (EM) para el Programa Lobesia botrana

El trabajo de vigilancia realizado por el SAG busca conocer la distribución de la plaga en el país, para determinar en forma oportuna las medidas fitosanitarias a aplicar en caso de detectar su presencia.

TALCA.– El Control Obligatorio de la Plaga Polilla del Racimo de la Vid; Lobesia botrana (Lepidoptera,Tortricidae) que ejecuta el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) establece para la temporada 2016 – 2017 la Estrategia de Supresión y Contención en las regiones Metropolitana, O´Higgins y Maule e incluye entre sus componentes cuatro prioridades: Vigilancia; Cuarentena; Control predial y Control urbano.

La estrategia de Vigilancia comprende el uso de Estaciones de Monitoreo de la Plaga (EM). Las EM corresponden a un lugar físico con plantas de vides, utilizado para realizar el seguimiento de la biología de la plaga en campo, la cual considera una superficie máxima de una hectárea. Como parte de la estrategia desarrollada por el SAG, se han instalado EM de la plaga en las regiones de contención como es el caso de la Metropolitana, O´Higgins y Maule. Las EM fueron establecidas en predios de vid bajo control oficial del SAG, basado en el Sistema RPF, es decir, la Red de Pronóstico Fitosanitario (RPF) que ha desarrollado el SAG en conjunto con el INIA y la Fundación para el Desarrollo Frutícola (FDF). Para la elección de los predios se analizan diversos factores, entre los que se destacan mapas de zona de alerta, áreas de control, áreas de captura, polígonos prediales y algunas zonas recomendadas para la instalación de estaciones de monitoreo.

De esta forma, el establecimiento de las EM contempla tanto variables agroclimáticas como poblacionales de la plaga. Estas estaciones entregan soporte al ciclo biológico de la plaga, fenología de la vid y, a su vez, sirven de apoyo al SAG para realizar los avisos de aplicaciones químicas a los productores.

En esta materia, el coordinador regional del Programa Lobesia botrana, Julio Hernández Yáñez, señaló que “a partir del año 2014 el Programa Nacional Lobesia botrana cuenta con dos áreas de desarrollo y análisis, con el objetivo de disponer de modelos tanto de la plaga como de los hospedantes, para ser sistematizados mediante la Red de Pronóstico Fitosanitario (RPF), y de esa manera optimizar la determinación de los momentos óptimos de control fitosanitario en huertos frutales”, indicó.

En relación a lo anterior, durante esta temporada los productores deberán estar atentos al aviso de aplicación de plaguicidas que entregará el SAG, y optimizar el uso de aquellos que han demostrado tener un mejor control sobre los distintos estados de la plaga. En este ámbito el coordinador regional aseguró, “es importante realizar el monitoreo por medio de las estaciones dispuestas para tales fines, ya que los momentos de mayor susceptibilidad serán determinados por las condiciones climáticas de cada zona. Las altas temperaturas pueden provocar una anticipación de la aparición de la plaga, siendo absolutamente necesario que las aplicaciones de productos sean coincidentes con la postura de huevos y aparición de las primeras larvas”, indicó el ingeniero agrónomo.

Actualmente en la Región del Maule se han instalado 8 estaciones de monitoreo (EM) que se encuentran ubicadas en la Provincia de Curicó, específicamente en las comunas de Romeral, Curicó, Molina, Sagrada Familia, Rauco y Hualañé, las cuales son revisadas semanalmente por profesionales del SAG.

Durante las actividades de la actual temporada, el SAG a través del Programa Nacional Lobesia

botrana (PNLb) informó que desde el mes de Noviembre se pueden realizar aplicaciones en predios de arándanos para controlar la plaga en segunda generación; y desde el 01 de Diciembre en predios de vid y ciruelos ubicados en áreas de control; toda esta información se encuentra disponible en la página web del Servicio.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!