SAMU Maule, a la par de la tecnología y cercanos a la comunidad

Actualmente existe un proyecto de digitalización de la red radial del servicio y la inclusión de medidas para acercarse más a la comunidad, como es el caso de las “Brigadas SAMU” y la incorporación de un radioperador de origen haitiano.

TALCA.- Los tiempos y la tecnología existente en materia de emergencias médicas avanza a un gran ritmo, que cambia constantemente y que obliga a no quedarse atrás. Y el SAMU a nivel nacional también está al ritmo de las últimas técnicas y aparatos tecnológicos con el fin de prestar un mejor servicio.

Por ejemplo, el SAMU dependiente del Servicio de Salud Viña del Mar-Quillota presentó hace pocos días estrenó los primeros drones para enfrentar las emergencias, con el fin de optimizar la atención y distribución de los recursos de ese equipo en caso de grandes accidentes, permitiendo así anticipar la coordinación de equipos médicos y tomar decisiones más certeras para salvar vidas, aprovechando los siete kilómetros de alcance de la transmisión de imágenes del dron y los 30 minutos de autonomía de vuelo.

Otro caso es lo que ocurrió hace poco tiempo sucedió en SAMU Chillán, dependiente del Servicio de Salud del Ñuble, que digitalizó su señal radial con el fin de mejorar las comunicaciones de este centro regulador y las diversas ambulancias dependientes de ese organismo de emergencia. Esto último está en pleno período de expansión, como es el caso otros centros SAMU en otras regiones del país, como el caso de la Metropolitana.

En palabras de la enfermera y jefe de la unidad de gestión de atención prehospitalaria de ese organismo, Sofía Rodríguez, el SAMU Maule tampoco se ha quedado atrás en estos adelantos tecnológicos.

“En esta región -comenta Rodríguez- la tecnología radial en la región es análoga, no hemos migrado a la digital. Este año se pretende presentar un proyecto, bastante grande, que cuenta con el visto bueno del director del Servicio de Salud del Maule (SSM) para ser presentado con fondos del GORE (Gobierno Regional) la digitalización de gran parte de la red radial de SAMU”.

Este hecho no es menor, pues al hablar de esto se incluye a toda la red de urgencias de la región, incluyendo al SAMU y a toda la atención primaria de salud, “porque la red radial es la única que sobrevive en caso de desastres”.

Aclara la enfermera que la señal digital presenta una mejora en la calidad de comunicación, pero que esta señal “sea análoga o digital no significa que hoy en día nuestras comunicaciones no existan, pues si está. Con la tecnología digital hay una mejora en la calidad de recepción, comunicación más clara y con menos interferencias”.

“Todos los dispositivos de esta región tienen radios -continúa Rodríguez-, programadas con el centro regulador. Se hacen pruebas mensuales que están validadas ante el Ministerio de Salud, que permitan operar aunque haya una catástrofe”. Lo anterior sin contar que se posee con tres repetidores en la región para aumentar la señal en todo el Maule, aunque también “es lo mismo que se poseía el 2010, pero está revisado y programado (ante eventuales situaciones de contingencia)”.

“La red de urgencia más grande del país está justamente aquí en el Maule”, precisó la profesional, dado lo anterior por la cantidad de hospitales, dispositivos en los centros de atención primaria de salud y, además, la cantidad de SAMU que se posee. “Es cosa de sumar y comparar con cualquier otra región, somos la red más grande de Chile, conectada todo a nivel radial”.

A lo anterior se agrega que se “posee una escucha permanente con la Onemi, por medio del ‘P-25’ y del ‘ABC’ de la emergencia. Esto permite que SAMU, Carabineros y Bomberos se enteren en forma casi simultánea, como también ellos saben lo que estamos realizando en ese momento, como por ejemplo un accidente de tránsito”, sin contar la escucha de diversas radioemisoras locales en FM que, en sus trasmisiones habituales, les permite también conocer de emergencias o sucesos que ellos aun no tienen conocimiento y se podría requerir de la presencia de SAMU.

Otra tecnología o avances presente en el servicio está presente en los móviles, como monitores de fibrilación en caso de pacientes cardiológicos o la participación de un radioperador de origen haitiano -Wilkenson François- que maneja creole, francés e inglés, además de nuestro idioma, siendo la segunda persona en prestar este servicio en la red SAMU a nivel nacional.

El principal aporte de esta persona llegada en enero es en referencia a la traducción y asistencia a la red SAMU de personas haitianas o de habla inglesa o francesa, facilitando el entendimiento entre el médico -en el caso de zonas rurales o alejadas de los grandes centros urbanos- o personal en terreno con la persona que requiere de atención médica.

Y el aporte de François, en palabras de la coordinadora de este servicio, ha sido buena porque “el equipo tenía miedo cuando ingresó, sobre todo porque asumía el cargo de radioperador, pero luego de un entrenamiento especializado para él de dos meses el equipo se unió y apoyó, porque era un proyecto de tener un radioperador traductor, prestando ayuda a los médicos de la red en caso de atender a pacientes de origen extranjero que no hablen nuestro idioma”, sobre todo de la llegada de inmigrantes y de turistas al Maule.

Por último, una de las últimas iniciativas con buena llegada en la población ha sido la creación de las “brigadas SAMU” en los colegios, que ha permitido conocer más en la comunidad de la red SAMU y su buena operación de los equipos en terreno.

Recalca la especialista médica que “nosotros, previo contacto por intermedio del SSM, vamos a terreno e, incluso, hacemos clases de primeros auxilios aprovechando la visita a terreno”.

En el caso de las “Brigadas SAMU” el servicio presta cooperación para su formación en los establecimientos educacionales, formados por 10 alumnos dirigidos por un profesor guía, “dando soporte en caso de accidentes en ese colegio y se le hace capacitación con los reanimadores SAMU a todos los profesores del colegio”, siendo hasta la fecha más 60 brigadas de este tipo tras cinco años de silencioso trabajo, pero “la meta es que todos los colegios de la región tengan una de esas brigadas”, concluyó Sofía Rodríguez.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!