SAMU Maule registra baja en “pitanzas” a línea de emergencia

La línea de emergencias 131 ha registrado una disminución de un 60% a un 15% de ese tipos de llamadas.

TALCA.- Los minutos posteriores desde que se provoca una emergencia o urgencia pueden ser vitales para el o los afectados en ese momento vital. Y el teléfono de emergencia es, por lo general, una de las principales vías para informar al SAMU con el fin que vaya a prestar la ayuda médica correspondiente al caso.

Respecto a la línea de emergencias 131, perteneciente a SAMU Maule, hay buenas noticias sobre el buen uso de este número, tal como lo señaló la enfermera y jefe de la unidad de gestión de atención prehospitalaria de ese organismo, Sofía Rodríguez.

Rodríguez señaló que “hasta dos años atrás, del 100% de las llamadas que entran a este centro regulador -aproximadamente se reciben 24 mil llamadas mensuales- un 60% correspondían a pitanzas de toda índole, desde gente que te levanta el teléfono y se queda muda, hasta gente que te insulta o te dicen groserías, e incluso te realizan conversaciones obscenas, donde se quedaban pegados a la línea”.

Incluso la profesional recuerda que una vez “que tuvieron que pedir ayuda a la PDI, porque nos tenían ocupadas casi todas las líneas, que ingresaba en forma constante y eso impedía que otros llamados entraran, porque en algunos casos no cortaba y la línea quedaba ‘tomada’”.

Sin embargo, desde el año pasado la situación se revirtió favorablemente esta situación, bajando durante el 2017 entre un 10% a 15%, según sea el mes de medición. “Nosotros creemos que tiene que ver con la educación de la comunidad, debido a que el SAMU se dedica también en este aspecto, por medio de la formación de brigadas escolares en los colegios y la participación activa en las actividades de la comunidad, sean estas ferias, actos que realiza el Servicio de Salud (del Maule) o las municipalidades, por medio de la difusión en stands y la entrega de trípticos informativos, enseñando el buen uso de la línea 131”, precisó Rodríguez.

A lo anterior se suman charlas a los consejos consultivos o de usuarios, según sea el caso, donde vienen los representantes de diferentes organizaciones, con el fin de explicar el uso ideal de la línea de emergencias, porque “hay gente que no tiene claro el concepto” respecto al buen uso del 131.

“Muchas veces llegan llamadas preguntando por las farmacias de turno, otros creen que tenemos despachos de médicos a domicilio -como por ejemplo un ‘dolor de estómago’-, que por lo general no es de gravedad o vital. Eso cuesta que la gente entienda, que esta es la central que coordina el despacho de ambulancias de emergencia, de riesgo vital, donde el paciente puede fallecer en el lugar -sea un domicilio o en la calle- donde ellos se activan”, enfatiza la encargada de la unidad de gestión de atención prehospitalaria de SAMU Maule.

Finalmente, Rodríguez solicita comprensión y buen uso del servicio, porque “la gente debe entender que el recurso es escaso, por lo mismo deben cuidarlo. Por eso que comprendan que, en algunos casos, no se quiera enviar la ambulancia porque no queremos, sino porque estamos resguardando ese recurso para cuando se presente la emergencia de riesgo vital. El SAMU no es taxi, las necesidades que no sean de emergencia deben canalizarse por otra vía, quizás por un asistente social, aunque la razones sean válidas por parte del solicitante” que llama al nivel 131.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!