Santa Olga: Entre la desolación y la esperanza

En el lugar interactúan pobladores, policías, militares, personal de salud. En uno de los sectores varias carpas de diverso tamaño reúne a psicólogos, kinesiólogos, enfermeras (os) y paramédicos.

CONSTITUCIÓN.- Coloridas carpas ocupan el lugar que hasta hace poco fue un progresista poblado cercano a Constitución. Numerosos vehículos con ayuda de diverso tipo ingresan al sector donde solo algunas murallas y fierros retorcidos recuerdan que allí convivían más de mil familias.

El Dr. Rolly Elías, cirujano del Hospital de Calama, asignado a la zona de catástrofe por el Minsal desde el 27 de enero informa que “estamos atendiendo alrededor de 300 pacientes por día. Lo que más hemos visto son conjuntivitis ambientales y bacterianas”, dice.

Varios pacientes son evaluados en camillas dispuestas al interior de una carpa. Cuando quienes requieren atención son víctimas directas del incendio son inmediatamente derivadas a los psicólogos quienes le hacen una terapia de inducción. Y si se detecta algo más grave se deriva al equipo de salud mental. El Dr. Elías señala que “están trabajando unos 20 funcionarios de diversos lugares como Calama, de Viña del Mar, del SAMU Metropolitano y también de Constitución y Talca”.

Una febril actividad es parte de la actual Santa Olga, mientras grupos de voluntarios despejan escombros y materiales de desecho.

Carmen Viedma (EU) nos explica que desde el inicio de la tragedia el SAMU Maule se hizo presente tanto en Nirivilo como en Santa Olga con dispositivos de atención pre-hospitalaria. La magnitud de la emergencia obligó al Minsal a solicitar el apoyo de otras regiones por lo cual llegaron reforzar el trabajo unidades del SAMU Viña del Mar, Metropolitano y un equipo de respuesta de SAMU Antofagasta.

Actualmente el SAMU se ha concentrado en Santa Olga, pero Carmen Viedma afirma que “estamos dispuestos a acudir donde se requiera. Además Constitución ya cuenta con un móvil SAMU avanzado para apoyar estas y otras emergencias”. Para Bárbara Castillo, psicóloga contratada para reforzar el personal de emergencia junto a un equipo de kinesiólogos y asistentes sociales declara que “han ido disminuyendo nuestras intervenciones de primeros auxilios psicológicos y las necesidades han ido cambiando. Ahora están llegando más niños y la idea es apoyar a los padres y a la comunidad para acompañarlos. También hay personas que hacen crisis después de los acontecimientos y para eso visitamos todos los sectores. Algunas personas necesitan que los escuchen y un abrazo. Ha sido una tremenda experiencia y el equipo es muy bueno”, afirma.

También el Departamento de Atención Primaria de la Municipalidad de Constitución trabaja arduamente para recuperar a los pacientes de la Posta de Santa Olga que quedó completamente destruida. La Dra. Karen Oliveras explica que “estamos en operativo para recuperar nuestros pacientes crónicos, reactivar su ficha, darle su carnet de control y su receta mensual”. Y añade que “también estamos viendo los pacientes postrados y los que están en los albergues y colocando la vacuna antitetánica de manera preventiva”.

Los equipos de salud van a permanecer en la zona mientras sea necesario y se instalen estructuras  permanentes. Se trata de recuperar lo antes posible la normalidad mientras los proyectos de apoyo y reconstrucción debieran avanzar rápidamente, antes que las bajas temperaturas vuelvan a afectar la salud de las personas.

Así Santa Olga, centro emblemático de la tragedia vivida en nuestra región pasa de la desolación a la esperanza. Un ejemplo del espíritu de superación que caracteriza a la mayoría de los habitantes de la zona.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!