Seminario trató trastornos del lenguaje y tartamudez

Seminario organizado por la carrera de Fonoaudiología congregó a destacadas profesionales en la investigación e intervención de estas anomalías en el proceso de comunicación.

TALCA.- Trastornos Específicos del Lenguaje (TEL) y tartamudez fueron los temas abordados por un seminario organizado por la carrera de Fonoaudiología de la Universidad Autónoma de Chile, que tuvo como objetivo trabajar ambas anomalías con estudiantes y profesionales de la región.

Para ello, se congregó a dos destacadas investigadoras del área como son la Dra. Patricia Vásquez, especialista en TEL de la Universidad Museo Social Argentino, y la Magíster Juana Barrera, Directora de Fonoaudiología de la Universidad de San Sebastián que ha realizado importantes aportes en la investigación e intervención de la tartamudez.

“El lenguaje es el vehículo del pensamiento con el cual nosotros vamos aprendiendo que son importantes para el futuro, y si los niños tienen problemas en esta área obviamente que se les va a dificultar su aprendizaje”, indicó el Director de Fonoaudiología, Miguel Panchana.

El directivo apuntó que ambos temas han tomado especial relevancia porque hoy los fonoaudiólogos están mejor preparados para evaluar e intervenir oportunamente a pacientes con estos trastornos, y que en ese contexto, la Universidad Autónoma hace un importante aporte en mejorar las condiciones de quienes padecen estas anomalías.

En este sentido, la Dra. Patricia Vásquez de la Universidad Museo Social Argentino, explicó que, con relación al TEL, se trata de una perturbación en el desarrollo del lenguaje en los niños, grupo en el cual es esperable que comiencen a aparecer las palabras en el último trimestre del primer año de vida. “Siempre hay que sospechar cuando el niño tiende a jugar solo, repetitivamente. Cuando tiende a utilizar un repertorio de muy pocas palabras. Aquel niño que parecer comprender lo que le decimos y, sin embargo, recurre al gesto para darnos una respuesta. Si bien estoy haciendo referencia a una serie de signos que apuntan a un trastorno de comunicación, claramente se pueden vislumbrar dos vertientes distintas: una que tiene que ver con la desconexión, aquella que nos puede llevar a un diagnóstico futuro de trastorno de espectro autista, y otra que va hacia el TEL. Ese tipo de conductas son un camino que está eligiendo el niño para manifestar que algo está funcionando mal y hay que concurrir al pediatra o al fonoaudiólogo para pedir consejo”.

La profesional agregó que Chile tiene una muy buena y eficaz estructura para pesquisar el Trastorno Específico del Lenguaje. “Existe una serie de instrumentos para poder abordar y evaluar eficazmente la existencia de un TEL”, dijo.

Respecto a la tartamudez, la investigadora Juana Barrera, explicó que hoy hay consenso entre los profesionales del área en que se está frente a un cuadro multidimensional y destacó la necesidad que los fonoaudiólogos aborden la problemática desde esa mirada. “A la persona que tiene tartamudez, la presencia de esta dificultad la afecta en distintos aspectos de su vida, y por lo tanto, el fonoaudiólogo debiera dar cuenta no solo del síntoma más evidente, que es el bloqueo y la repetición, sino que de todos aquellos elementos que están interactuando para la presencia de la dificultad”, sostuvo.

Ambas profesionales subrayaron la importancia de estos encuentros para avanzar no solo en la conceptualización de estos trastornos de la comunicación, sino también en la intervención y tratamiento de los mismos.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!