Senadora Rincón y remates de agua en San Clemente: “Si en febrero no era el momento, ahora menos”

Dijo que no es prudente que, tal como en febrero pasado, la Dirección General de Aguas insista en realizar subastas de derechos en medio de la pandemia, sequía y demandas ciudadanas para que el agua sea un bien nacional de uso público. “Un gesto de prudencia sería suspender la puja para buscar una salida que priorice el consumo humano, la agricultura y el medio ambiente”, dijo la legisladora.

La suspensión inmediata de los remates de derechos de agua en el Maule y, especialmente en el río Lircay, sector de Vilches en San Clemente, solicitó a la Dirección General de Aguas la Senadora por el Maule y precandidata presidencial, Ximena Rincón, quien dijo que tal como en febrero pasado, la mega sequía, el clima social y político que vive el país, además de la propia pandemia, hacen prudente suspender la subasta hasta que se encuentre una salida legislativa que priorice el consumo humano, la agricultura y el medio ambiente.

“En febrero pasado la comunidad se movilizó por estos remates y logró suspenderlos.  Ahora hay mucha gente preocupada, pues saben las consecuencias que un remate de aguas puede tener, por lo que es necesario que nuevamente y en un gesto de prudencia, la DGA suspenda la puja  para buscar una salida que priorice el consumo humano, la agricultura y el medio ambiente. Inicialmente este tema iba a ser trabajado este año, pero la pandemia cambió radicalmente la agenda legislativa”, dijo la parlamentaria.

Añadió que la estructura de los remates de derechos de agua va contra todo lo que reclama el país en términos de justicia social, ya que en estas subastas los pequeños y medianos agricultores no tienen posibilidad alguna de ganar.

“Con este esquema se favorece el acaparamiento de aquellos que cuentan con más recursos.  Por ello, debemos avanzar en una iniciativa legal que permita que, al menos en situaciones de crisis, sea el Estado el que administre estos derechos bajo tres premisas básicas: consumo humano, agua para la agricultura y cuidado del medio ambiente”, recalcó la legisladora.

Añadió que si bien los remates se realizan porque se ha presentado más de una solicitud y no existen recursos suficientes para satisfacer todos los requerimientos, resulta evidente que ya no puede otorgarse derechos sólo por ley de oferta y demanda.

“Llegó la hora de legislar en serio respecto al agua.  Nuestro desarrollo presente y futuro depende de cómo gestionemos este recurso y hasta ahora lo hemos hecho mal, pero tenemos la oportunidad de enmendar los errores”, concluyó.