Sename aclaró muerte de treinta personas en el primer trimestre de 2018

El servicio entregó un detalle de los fallecimientos y dijo que en su mayoría se produjeron en casos de niños o adultos “que vivían en sus casas y estaban a cargo de sus redes familiares”.

SANTIAGO.- Mediante un comunicado el Servicio Nacional de Menores (Sename), reproducido por SoyChile, entregó detalles del fallecimiento de 30 personas en el primer trimestre de 2018 y dijo que “la muerte de un niño, niña, adolescente o adulto perteneciente a la red del Servicio siempre es muy dolorosa. Es por ello que, permanentemente, estamos analizando los procedimientos que permitan, en lo posible, prevenir estas lamentables situaciones”.

Desde el Servicio indicaron que en su mayoría fueron casos que se encontraban en programas ambulatorios (área de protección) o cumpliendo sanción en libertad (justicia juvenil), “lo que significa que vivían en sus casas y estaban a cargo de sus redes familiares”.

“Cada uno de estos casos y sus detalles fue informado al Tribunal de Familia o de Justicia, según correspondía y denunciado ante el Ministerio Público con el fin de que se determinen las posibles responsabilidades” indicó el Sename.

El organismo detalló además que hubo 11 menores de edad fallecidos del área de protección, de los cuales 8 eran de programas ambulatorios (vivían al cuidado de redes familiares), 3 estaban al cuidado de residencias de organismos colaboradores, 2 en recintos para discapacidad severa y 1 correspondió a un recién nacido con extrema prematurez.

Del area de justicia juvenil, murieron 5 menores de edad, los que cumplían medidas de libertad dispuestas por tribunales de justicia.

Los ocho mayores de edad fallecidos del área de protección, seis personas estaban al cuidado de residencias para personas con discapacidad severa de organismos colaboradores. “Permanecían en la red por no existir establecimientos especializados que los pudieran acoger de acuerdo a sus complejidades de salud”.

Del área de justicia juvenil cinco fallecieron mientras cumplían medidas de libertad “y en su mayoría murieron de manera violenta por la intervención de terceros”. Un adulto murió mientras permanecía en un régimen semicerrado, que implica que “el condenado debe dormir en un centro que funciona especialmente para estos fines”.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!