Sencillos consejos para unas vacaciones saludables

Después de las fiestas de fin de año llega la temporada de vacaciones, periodo de relajo y distensión, y es justamente este ambiente festivo el que muchas veces da pie para desatenciones que, a la larga, pueden terminar pasándonos la cuenta.

Para proteger a la familia de accidentes, el Director de la Unidad de Calidad de Vida de la Mutual de Seguridad CChC, doctor Christian Vuskovic, entrega algunas recomendaciones que se pueden llevar a cabo para hacer más divertida estas fechas junto a los que más quieres.

-Cuidado con el sol. No exponerse mucho tiempo a los rayos del sol, sobre todo en días de intenso calor, tratar de permanecer en lugares frescos y evitar asolearse de 11 de la mañana a 4 de la tarde, horas en que los rayos solares son más fuertes. En contacto con el sol se debe llevar la cabeza cubierta, usar camiseta y gafas de sol. Además, si la piel se expone directamente al sol debe usarse un foto protector adecuado para su piel y aplicarlo generosamente media hora antes de la exposición solar, aplicación que debe de ser renovada periódicamente, según el tipo de foto protector.

-Cuidado con los niños, ancianos y enfermos. Las precauciones con el sol y el calor deben extremarse en los niños, ancianos y personas debilitadas por sufrir alguna patología crónica o grave.

-Después del sol. Dese una ducha después de la exposición solar y posteriormente hidratar la piel con crema humectante.

-Agua. Beba en lo posible 2 litros de agua en esta época y evite la sudoración profusa y mantenida que puede conducir a la deshidratación.

-Alimentación. Si normalmente hay que cuidar la alimentación, en verano esta máxima debe aplicarse con rigor. Las ensaladas, las frutas, la fibra y los lácteos deben ser los principales componentes de la dieta veraniega.

-Pies. Los pies son una parte delicada del cuerpo, especialmente en verano. Para evitar las posibles afecciones dermatológicas que afectan a esta parte del cuerpo, recomendamos tener cuidado con la higiene en las piscinas, mantener los pies secos después del baño y no caminar descalzo en piscinas, playas u otros lugares de riesgo.

-Calzado: El calzado muy cerrado o no transpirable aumenta la sudoración y la maceración persistente, facilitando infecciones bacterianas y fúngicas. Utilice calzado cómodo y transpirable en excursiones y en caminatas prolongadas para evitar rozaduras y ampollas.

-Higiene. Con la finalidad de mantener una buena higiene y disminuir el riesgo de contagio de infecciones, se recomienda que cada uno utilice su propia toalla y no intercambiar ropas.

-Rozaduras. Para evitar rozaduras en zonas de pliegues (ingles, axilas), evite el ejercicio intenso que facilite la sudoración profusa o continuada. Asimismo, modere el uso de desodorantes.

-Viajes al extranjero. La persona que viaje al extranjero no debe olvidar ponerse las vacunas correspondientes y hacer la profilaxis de las enfermedades endémicas del país que vaya a visitar.

-Seguro médico. En el caso de viajar a un país extranjero donde no haya convenio con Chile, llevar el certificado de vacunación, la póliza del seguro que se haya sacado y un informe del médico si se padece alguna enfermedad crónica.

-Países tropicales. En caso de viajar a países tropicales extremar las precauciones con respecto a la comida y al agua. Se recomienda beber siempre agua embotellada y no utilizar cubitos de hielo de los que se desconozca su procedencia. Respecto a la comida, se debe tener cuidado con ensaladas y frutas, que pueden estar lavadas con agua en mal estado y también con el pescado crudo o poco cocido. Según la época del año es imprescindible utilizar repelentes de insectos.

-Botiquín. Las personas que salen de vacaciones debiesen  llevar un botiquín sencillo pero adaptado al tipo de viaje a realizar.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!