Seremi del Trabajo visitó a inmigrantes haitianos en Longaví

La autoridad sostuvo que la visita corresponde a “un gesto para demostrarle a estos trabajadores que han sorteado inmensos obstáculos para estar aquí en Chile, que en este país le damos la bienvenida a los inmigrantes”.

LONGAVÍ.-  Con  el objetivo de conocer sus necesidades tras la fiscalización que terminó con la suspensión de del galpón que los alojaba, la seremi del Trabajo y Previsión Social, Elia Piedras, visitó a los temporeros haitianos que abrieron un debate sobre la inmigración en el país.

“Es un gesto para demostrarle a estos trabajadores que han sorteado inmensos obstáculos para estar aquí en Chile y proveer a sus familias en Haití, que en este país le damos la bienvenida a los inmigrantes, especialmente si vienen con todos su energía y esfuerzo a colaborar con nuestras actividades productivas”, señaló la autoridad.

Piedras conversó con los trabajadores en el galpón que fue suspendido como lugar de alojamiento el pasado 21 de noviembre, que ahora alberga a los inmigrantes exclusivamente durante el día. “Los trabajadores pernoctan provisoriamente en una iglesia cercana. El empleador entiende que este espacio no cumple las normas que exige la ley y se ha comprometido a entregar un lugar adecuado en el corto plazo, a través del arriendo de casas aquí en Longaví”, precisó.

Después de recibir la documentación exigida al empleador, la Inspección del Trabajo de Linares confirmó ocho irregularidades y cursó multas por un total de 3.869.757 pesos. Las sanciones son por superar el 15% de trabajadores de nacionalidad extranjera, no proporcionar condiciones adecuadas e higiénicas de alojamiento, no contar con servicios higiénicos según los requisitos mínimos legales, no ofrecer alimentos para ser consumidos en el lugar de trabajo, no inscribirse en el registro especial de la Inspección del Trabajo como intermediario de trabajos agrícolas y no declarar oportunamente las cotizaciones previsionales, del seguro de cesantía y el seguro social obligatorio.

“Los trabajadores se ven bien, están tranquilos. Los primeros días después de la fiscalización estaban un poco inquietos y es comprensible, pero ahora entienden que las instituciones públicas están aquí para servirles y ayudarles en su proceso de integración, y que es obligación del empleador proveer condiciones de trabajo decente”, afirmó la secretaria regional ministerial.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!