Serviu Maule iniciará obras en Curicó para construir un tercer paso bajo línea férrea

Proyecto vial intervendrá calles Lautaro, Villota y Argomedo para aumentar la seguridad vial y mejorar el tránsito entre el sector poniente y el centro de la ciudad.

Más de 11.770 millones de pesos invertirá el Ministerio de Vivienda y Urbanismo para construir el tercer paso bajo la línea férrea que tendrá la ciudad de Curicó.

La obra reemplazará el actual cruce en superficie que conecta las calles Lautaro y Villota por una vía subterránea de alto estándar que incluirá pistas para vehículos, veredas y ciclovía. El objetivo es aumentar la seguridad vial y mejorar el tránsito entre el sector poniente y el centro de la ciudad.

La calle Lautaro será transformada en una avenida de 4 pistas desde el cruce Balmaceda hasta el nuevo paso bajo a nivel. La obra de ingeniería involucra la construcción en hormigón armado de un viaducto de 20 metros de ancho, sin detener el uso de la vía férrea por parte de los convoyes durante el tiempo que duren los trabajos.

En este punto y hasta la intersección con avenida O´Higgins, la calle Villota será modernizada con dos pistas para absorber el tránsito de poniente a oriente, mientras que calle Argomedo será conectada al nuevo eje con otras dos pistas en sentido oriente a poniente.

Entre ambas calles será habilitada la Plaza del Encuentro, una nueva área verde de 4 mil metros cuadrados para los habitantes del sector.

El proyecto contempla el desarrollo de un nuevo estándar en los 16 cruces que existen en Lautaro y Argomedo entre las avenidas O´Higgins y Manso de Velasco: nueva demarcación, semaforización, señalética, iluminación y la eliminación de estacionamientos en superficie.

MITIGACIÓN

Los trabajos mandatados por Serviu Maule a la constructora Jorge Campos tendrán una duración de 720 días corridos e implican trabajos que alterarán la rutina diaria de los habitantes del sector Vaticano, de las villas Ferroviaria y Luis Cruz Martínez, así como también de las empresas y usuarios del transporte público local.

La gobernadora de la provincia de Curicó manifestó que los servicios públicos involucrados están coordinando acciones que minimizarán los impactos negativos de este proyecto de desarrollo vial.

“La idea es reunirnos antes de comenzar la obra y durante la realización de los trabajos para explicarles a los vecinos, a las organizaciones, juntas de vecinos y transportistas cuáles serán las modificaciones y cuáles van a ser los beneficios de esta obra, porque lo que se está haciendo es por el bien de la comunidad”, afirmó Cristina Bravo.

En tanto, el director (PyT) de Serviu Maule destacó que el plan de intervención será analizado y, de ser necesario, modificado para minimizar el impacto que generarán los desvíos de tránsito.

“Es una obra grande para Curicó, para mejorar la conectividad y la seguridad de vehículos y peatones. Tiene un plan de intervención autorizado por la Seremi de Transportes que va a ser revisado y puesto al día por la Dirección de Tránsito del municipio. La idea es intervenir por etapas para interrumpir lo menos posible la vida de las personas. Sin embargo, toda obra de este tamaño tiene inconvenientes”, advirtió Omar Gutiérrez.

Los trabajos se iniciarán la primera quincena de mayo con obras en la intersección de calle Lautaro con Avenida Balmaceda, que resultará favorecida en corto plazo con una mejor gestión de tránsito, nuevo paisajismo y mobiliario urbano.

COMPARTIR

¡Queremos saber tu opinión!