TENS es la primera chilena en recibir la vacuna contra el coronavirus en el país

Este jueves una trabajadora de la salud del Hospital Sótero del Río, se convirtió en la primera persona en Chile en recibir la vacuna Pfizer-BioNTech en el Hospital Metropolitano.

Se trata de Zulema Riquelme, de 46 años, TENS del Sótero del Río, quien trabaja en ese recinto asistencial hace más de 26 años. Riquelme estuvo gran parte del año aislada en Concepción sin poder ver a su familia y, además, vivió de cerca la enfermedad, ya que sus dos hermanas que viven en España, contrajeron el virus.

Zulema es parte de los trabajadores Tens que cumplen un rol clave en las Unidad de Cuidados Intensivos atendiendo a pacientes críticos. Con respecto al proceso, la técnico en enfermería señaló que «fue algo inesperado, pero estoy muy emocionada, espero que toda la gente se vacune y que confíe y que se sigan cuidando».

Además, dijo que «fueron unos meses bastante difíciles porque no podía ver a mi familia, de mucho cansancio. Me siento muy orgullosa de que me hayan elegido y espero que mis compañeros se sientan representados por mí».

«Entiendo que la gente esté desconfiada porque es algo nuevo, pero hay que tener fe y confianza. Que se vacunen lo más pronto posible y que se sigan cuidando», expresó.

Tras ella, en el listado de profesionales para recibir la primera dosis de inoculación se encuentra un médico, una enfermera, un kinesiólogo respiratorio y una auxiliar de servicios.

El segundo en recibir la primera dosis de la vacuna fue el doctor Juan Emilio Cornejo, de 42 años, quien trabaja en la UCI de la Posta Central y como médico tanatólogo del Servicio Médico Legal.

En tercer lugar fue inoculada Adriana Arias, de 37 años, quien se desempeña como enfermera Supervisora de la UCI del Hospital Metropolitano.

Posteriormente fue vacunado Óscar Antonio Vera de 35 años, quien trabaja como coordinador del Equipo Kinesiólogo del Hospital Metropolitano y que se especializa en el manejo de la respiración mecánica y recuperación de los pacientes post Covid.

La última en ser vacunada fue la auxiliar de Servicios del Hospital Metropolitano, Ruth Herrera Bravo, de 52 años, encargada de realizar aseo y desinfectar en cada uno de los box con pacientes en la UCI.